KingdomLand

Comunidad de Fans de Kingdom Hearts


No estás conectado. Conéctate o registrate

Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 3.]

1 [Fan fic] Llama oscura el Mar Ene 06, 2009 5:39 pm

Aysha_93g


Samurai
Samurai
Bueno, este es... um... creo que el segundo fic... que acabo
Aún está en construcción, es decir, que lo repaso cada día para ver qué cambio...
Se aceptan críticas constructivas, sobre todo con lo referido al primer y segundo párrafo de esté capítulo... cada vez me hace menos gracia...
Ah, y por muy "normal" de típico internado, que parezca al principio, en realidad va de magia (esta advertencia también la puse en el flog xD)


Capítulo uno: Misma rutina, nuevo destino

Otro año comenzaba en el internado más adinerado de todo el continente, jóvenes de todas las edades deseaban que les llevasen. No sólo por sus modernas instalaciones, sino porque incluso grandes estrellas del momento estudiaban allí. Como grandes cantantes o estrellas en los deportes, como Aaron, una joven promesa de rugby.
O la hija del mejor jugador de rugby de la temporada, recién fichado por el mejor equipo por la suma de 17.460.000 $ al año, Tim Horan, el mejor primer centro de la historia.
Samantha Horan llevaba en aquel internado desde la primaria, los profesores habían visto crecer sus cabellos morenos y como los ojos verdes maduraban. Sin embargo, de aquella niña que perseguía mariposas quedaba muy poco.
Sam se despidió de su padre con cariño, salió de la limusina e indicó a los mayordomos que llevasen su equipaje a la habitación, que ella debía pasear por el instituto para saludar a sus viejos amigos.
Sin embargo, llegaba demasiado pronto, o demasiado tarde, las calles estaban vacías y no se escuchaba un solo ruido. Una abeja pasó zumbando por la oreja de la chica, y la pobre se sobresaltó.
Sam, deprimida, volvió sobre sus pasos hacia su habitación. Sam entró a su habitación, en la puerta había pegada la pegatina de un pato amarillo nadando, Sam lo observó un instante y sacó de su bolso la pegatina de un pez globo, sonriendo.
- Vaya, la primera vez que veo que llegas pronto- Dijo una joven a su espalda, Sam se sobresaltó y se giró.
- Te voy a matar un día de estos, te lo juro- Murmuró Sam, tomándose el pulso.- Un día de estos...
- Claro, ¿qué harías tú sin tu pato?- la joven la abrazó con fuerza, estrujándola.- ¡Mi pez globoooo!
- ¡Patoooo!- Gritó la chica, correspondiendo al abrazo.
- Por cierto, ¿qué haces aquí?- Sam se desconcertó- Creí que irías a saludar a Aaron- El desconcierto iba en aumento- Ha venido al instituto este año...
- ¿qué Aaron? ¿El cantante?
- Aaron Sander.
- ¿quéeeee?- Dijo Sam sorprendida- ¿y me lo dices ahora?
Cuando la joven se quiso dar cuenta, Sam había abierto la puerta, cogido cuaderno y bolígrafo, peinado y desaparecido en menos de dos segundos. Pero en menos tiempo volvió para preguntarla donde estaba él.
- Jeje, no cambias hija...- Dijo la chica- está en el décimo-quinto edificio.
- ¿tan lejos?- Se quejó Sam, volviendo a salir.
Al llegar la noche Sam apareció cansada, la joven la miró y la preguntó que qué tal, aunque sólo consiguió gruñidos de respuesta. Al parecer se había perdido entre todos los lugares que se habían construido en el internado durante el verano.
La joven se echó a reír y la miró, Sam se tumbó en la cama boca abajo, murmurando maldiciones.
- Sam, me preocupas- Dijo la joven-Es demasiado penoso incluso para ti.
- Emily, mejor no hablemos anda- Murmuró Sam.
- Oh... venga... Mañana podrás verle sin problemas- Dijo Emily, sonriendo.
- No... Mañana hay clase- Sam se golpeó la cabeza con la almohada.
Emily sonrió y se tumbó en la cama, Sam se durmió al instante. Emily tardó cinco segundos más en dormirse.

Continuará

Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/Aysha_93g

2 Re: [Fan fic] Llama oscura el Miér Ene 07, 2009 11:20 am

Olette


Keymaster
Keymaster
pato y pez globo O.O
bueno sera por algo y kiero saberlo
me a gustado y seguro k aaron cobra mas importancia verdad
me lo veo venir

sigue asi k esta muy bien ^^
Ver perfil de usuario http://www.metroflog.com/Carolperezruiz

3 Re: [Fan fic] Llama oscura el Jue Ene 08, 2009 11:13 am

Aysha_93g


Samurai
Samurai
jeje, los motes son sacados de mi vida cotidiana, para que tengan una pizca de realidad...
:rech3: Sí, soy el pato... Sí, me tropiezo con facilidad, excepto cuando intentan tirarme, que nunca lo consiguen (soy rara...)
En realidad mi amiga es el pez globo por la típica frase del "me enfado y no respiro" que puede llegar al desmayo...
Gracias por el comment ^^

Capítulo dos: Él
Llegó el temido día del comienzo de las clases, a primera hora, con el profesor de biología, llamaron a la puerta y apareció el joven más buscado por las chicas del instituto. Aaron Sander entró y comenzó a hablar con el profesor entre susurros. Sam, en segunda fila, comenzó a darle codazos a Emily, que escribía en su cuaderno.
- ¿qué?- Dijo Emily, con cierto enfado.
- Es Él- Murmuró Sam.
- ya lo sé, le vi ayer.- Dijo Emily, volviendo a escribir.
- ¿qué pasa si se sienta a mi lado?- dijo, emocionada, Sam.
- ¿qué, me cambias por un chico?
- Sí.
Emily sintió ganas de estrangular a su compañera, el profesor le indicó a Aaron que se sentase al lado de Emily, mandando a Sam al asiento situado detrás de ella. Emily miró a su compañera y al resto de chicas de la clase, que comenzaban a enrojecer de envidia. Sam se levantó y se puso detrás suyo, Aaron miró a Sam y luego se sentó al lado de Emily.
- Hola- Dijo Emily, volviendo a escribir.
-... Eres Emily Blackwings, ¿no?- Emily levantó la vista, ¿tan famosa era?- lo deduje por la manía que tenéis en vuestra familia por escribir en los cuadernos de clase... Los libros de tu madre son muy buenos.
"Si supieses de dónde los sacó" pensó Emily, escribiendo de nuevo.
Sam, detrás suyo, contuvo la risa. Aaron sacó el libro y se puso a atender la clase.
Tanto Emily como Sam le miraron sorprendidas .Sam miraba con cierta envidia como hablaban tranquilamente, sentía mucha envidia de su mejor amiga, ¿por qué ella? estaba al lado, ¡y ella sabía sobre rugby! ¿Quién mejor que ella para acoger a Aaron Sander que ella?
Al salir de clase Emily y Sam iban hablando como de costumbre, Sam, con un balón en la mano, trataba de que Emily jugase con ella. Aaron, aún alejado, escuchó la palabra "rugby" salir de los labios de Sam y giró la cabeza. Sin embargo, casi todas las chicas de clase se abalanzaron sobre él, aunque logró esquivarlas fácilmente y acercarse a Sam para placarla, robándola el balón de rugby.
Emily gritó al ver a Sam en el suelo y a Aaron a su lado, con el balón en la mano. La clase quedó sorprendida ante la hazaña del chico.
- Dios, Sam, ¿estás bien?- Dijo Emily, mirando acusadoramente a Aaron- ¡Asesino!
- Em, estoy bien- Dijo Sam, levantándose con la ayuda del chico.- Aunque me ha pillado desprevenida.
- Lo siento, pero es que ver el balón... me entraron ganas de jugar- Dijo Aaron en su defensa. Emily les miró y comprendió que los dos iban a jugar a rugby, y que ella no quería romperse la espalda.
- Si vais a jugar a rugby os dejo, todavía recuerdo mi último intento- Dijo Emily, recordando el dolor en la espalda que tuvo durante toda una semana.
Emily miró a ambos lados, Aaron y Sam habían desaparecido de su lado. "parece que el rugby hace aumentar la velocidad de la gente" pensó.
A la noche, cuando Emily estaba agotada, sin imaginación y con las cinco primeras lecciones del cuaderno de matemáticas acabadas, Sam entró en el cuarto en silencio. Pero Emily, como si fuese un padre que espera a su hija tras una noche de discoteca, encendió la luz y la miró con los ojos rojos a causa del cansancio.
- ¿qué tal? Ni siquiera creo que escuche las cinco primeras palabras, ¿a qué hora llegas?- preguntó.
- Pues... bueno, es bueno, eso está claro, aunque nos pasamos dos horas para encontrar el campo de rugby... ¿sabías que lo han cambiado de sitio?- No hubo respuesta, Emily estaba dormida en la cama.
Sam la miró, viendo como Emily se abrazaba a su almohada dormida y se cubría con las sábanas. Bostezó, ella también estaba cansada. Las luces se apagaron en el cuarto, Sam se tumbó en la cama, cansada.
Y el sueño llegó.
Continuara...
Mañana ya se pone interesante... Ay, mira, pongo que vuelven las clases, y justo acaba de ocurrir eso, jejeje ^^'

Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/Aysha_93g

4 Re: [Fan fic] Llama oscura el Vie Ene 09, 2009 9:56 am

Olette


Keymaster
Keymaster
no esk los nombres me parecieran mal solo k me sorprendieron pero estan bien
y el xk tambien
eso de k te caigas tu sola y no con los demas es algo raro pero bueno

por cierto:
CAMBIARON EL CAMPO DE RUGBY DE SITIO O.O
como se hace eso
si es al aire libre es un poco dificil
y si es en un gimnasio tambien
AAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHH no lo entiendo

bueno muy buen capitulo
Ver perfil de usuario http://www.metroflog.com/Carolperezruiz

5 Re: [Fan fic] Llama oscura el Vie Ene 09, 2009 10:45 am

Aysha_93g


Samurai
Samurai
XDDDDDD
Lo del campo de rugby... creo que esto lo he vivdo ya...
En realidad es que como el instituto es tan famoso se va expandiendo cada año, y todo cambia de sitio...
creo que lo escribi más adelante... no se...
Y sí, no dejo que los demás me tiren, creo que como me doy cuenta de que me voy a caer, tengo más equilibrio... Bueno, sin embargo, me subo a los árboles con facilidad, jeje


Capítulo 3: Metamorfosis

El timbre sonó, Emily se levantó lentamente mientras Sam ya estaba en la puerta. "Es por el rugby" pensó Emily, Aaron también había salido, alejándose de sus incontables admiradoras, que no le dejaban respirar. Sam, como siempre, comenzó a azuzarla para que se diese más prisa.
- Venga, Emily corre.- Dijo Sam.
- Voy, voy- Dijo Emily.
Aaron volvió a entrar corriendo a clase, cerrando la puerta y empujando a Sam dentro. Las dos chicas se miraron sorprendidas antes de mirar a Aaron.
- Me persiguen demasiado- Murmuró Aaron. Emily miró la ventana y la abrió rápidamente, por suerte la clase de física y química estaba en el primer piso y no había caída.
Emily saltó sin preocuparse, cayendo en el suelo a espera de Sam y Aaron. Los dos se miraron.
- ¿acaso creéis que no saco nada de los libros de mi madre?- Preguntó Emily.
Sam saltó tras ella, Aaron prefirió bajar lentamente.
- Esa faceta tuya no la conocía- Dijo Sam.
- Las playas a las que voy tienen rocas sobre las que es muy divertido saltar- Dijo Emily.- Hoy son las pruebas de rugby, ¿no?
- Sí- contestó Aaron, Sam parecía emocionada.
- Buena suerte, y no os perdáis- Dijo Emily, corriendo hacia su cuarto. Sam y Aaron trataron de orientarse para alcanzar el campo de rugby a tiempo.
Emily llegó a su cuarto, tenía tiempo antes de que comenzasen las pruebas, iría a ver a Sam, aunque tendría que llegar pronto para encontrar un asiento libre.
Las luces del cuarto tintinearon, Emily alzó la vista del cuaderno y miró a su alrededor. No había nada sospechoso.
Volvió a su cuaderno, tenía la sensación de que era vigilada, sentía una presencia. Su cuerpo se tensó, manteniéndose alerta.
La presencia se acercaba a ella, sentía un sudor frío recorrer su espalda. Emily dejó de fingir, se levantó justo a tiempo para ver como, en el sitio donde estaba antes su cabeza, hubo una ligera explosión de hielo.
Se cubrió con los brazos instintivamente, las púas afiladas de hielo salieron disparadas por toda la habitación, clavándose en sus brazos.
Emily miró a su alrededor, entre las sombras de la tintineante lámpara, pudo distinguir una silueta más oscura.
- No esperaba menos de ti- la silueta hizo girar su mano y se la pasó por el cabello.- aunque tal vez eres un poco despistada, cualquiera habría creado un escudo.
- ¿Quién eres?- Dijo Emily, enfadada, no sólo con él, sino consigo misma. Tenía razón.
- Tu enemigo, con eso te vale- lanzó una esfera de fuego, aquella vez, Emily estaba preparada y contrarrestó con una de hielo. Ambas esferas chocaron en el medio del cuarto y una gran ráfaga de viento, acompañada por pequeñas gotas de agua helada, se esparcieron por la habitación.
La luz del techo osciló y Emily pudo observar el rostro de su enemigo. Era moreno, de ojos claros y tez pálida. Emily se sorprendió, "¡Joder, si es joven! Estoy perdida..." pensó.
Estaba dispuesta a atacar de nuevo, cuando el chico, haciendo una sonrisa enigmática, desapareció de un salto por la ventana.
Emily le miró desaparecer y observó sus heridas y la habitación, miró el reloj y abrió la puerta violentamente. "¡Si llego tarde no tendré que preocuparme por aquel tipo, Sam me mata!" pensó, corriendo más rápido.
Llegó justo antes que el grupo de fans de Aaron, por lo que encontró un buen asiento. Esperó, leyendo un libro que la había dado tiempo a coger.
- Emily- chisteó Aarón desde debajo de las gradas
- ¿qué pasa?- preguntó ella con disimulo, pues las jóvenes fans estaban "ojo avizor".
- Creo que necesitamos tu ayuda en los vestuarios- Dijo Aaron.
Emily se preguntó por qué decía aquello, pero le siguió sin rechistar. Aaron la guiaba hasta un cuarto del que salía mucho ruido. Emily se preocupó.
- Es el despacho del entrenador... podemos entrar sin problemas...
Entraron, la gente no se percató de su presencia a causa del ruido, Emily miró sorprendida la causa del ruido.
Era Sam.
- ¡¿... SER MUJER?!-gritaba la chica, casi al borde de las lágrimas.
Emily no se enteró de nada, ¿qué pasaba allí? ¿Por qué su amiga estaba tan histérica? Miró a Aaron, que trató de hacerse entender por encima del ruido.
- ¡... Entrena-... no de... jug... ser... muj!- Fue lo que entendió Emily, aunque logró comprender lo que decía.
- ¡Será cabrón!- Dijo en voz alta, aunque, por suerte, tapada por el ruido que provocaba Sam, maldiciendo al entrenador.
Emily se abrió paso entre los jugadores de rugby y sujetó a Sam, que estaba a punto de golpear al entrenador.
- ¡Sam, esa no es la solución!- Dijo, aguantando a duras penas los aspavientos de la chica.
- Sácala de aquí- Dijo seriamente el entrenador- no quiero mujeres en mi equipo.
Emily le lanzó una mirada asesina mientras se alejaba, caminando con Sam, la cual quería volver, aún así.
- Pienso hacer esas pruebas como sea- Dijo, enfadada.
- Yo le envenenaría con cicuta en el café- Dijo Emily.
- Tengo que hacerla, pero ¿cómo?
- ¿No es obvio?- Emily sonrió, aquella sonrisa decía mucho para Sam.
- Pero hacerme pasar por tío...
- ¿quieres quedarte fuera del equipo de rugby?- tras formular la pregunta, Sam se puso a pronunciar el hechizo de transformación.
Emily sonrió, vigilando, nadie parecía percatarse de que el cuerpo de Sam comenzaba a resplandecer, o que comenzaba a transformarse, acortando el cabello, convirtiéndole en uno corto y rubio. Ni que su cuerpo se fue convirtiendo en el cuerpo de un joven adolescente. Lo único que quedó igual fueron sus ojos verdes, envueltos en el odio hacia aquel hombre.
- Samuel, encantada de volver a verte- Dijo Emily, corriendo a su asiento.
El entrenador miró a Sam y la dejó pasar, Emily observaba, mordiéndose las uñas. Aaron miró al asiento en el que estaba Emily y se sorprendió de que no estuviese Sam a su lado, aunque su desconcierto no duró mucho.
El partido comenzaba.
Sam se desenvolvía bien, era su campo de batalla personal. Corría, saltaba, placaba, esquivaba... Todo a la perfección. El entrenador estaba sorprendido. Aquel fichaje, como el de Aaron Sander, lanzaría a los Silver Eagles a la cima del campeonato.
Acabó el partido, Sam escuchó que había sido admitida y se alejó, sin pasar por las duchas. Emily la esperó al lado de la salida del vestuario.
- Yo escogería invisibilidad, cambio de forma, visibilidad- Dijo.
Pero, antes de poder decir nada, Aaron apareció para felicitar a Sam.
- Enhorabuena por entrar, camarada- Se giró y vio a Emily, la chica le sostuvo la mirada.
- Enhorabuena a ti también, Aaron- Dijo Sam.
- Y enhorabuena a los dos- Dijo Emily.
- ¿os conocéis?- Preguntó Aaron, ambas chicas se miraron.
- Bueno... algo así- Dijo Emily- es compañero de... alguien a quien frecuento.
"Dios, que difícil es hablar de Sam como si fuese un tío" pensó.
- Por cierto... ¿qué tal Sam?- Dijo, mirando a Emily.
- En el baño, iré ahora a verla... Si quieres pasarte por el cua-...- Recordó el desorden del cuarto- bueno, mejor no pases por el cuarto... Mañana estará bien, muy bien, tranquilo.
Sam le lanzó una mirada a Emily, la chica comprendió y se despidió de ambos. Aaron se puso cómodo, apoyándose en una pared.
- Bueno... ¿dónde has entrenado? Nunca he oído hablar de ti- Dijo Aaron.
- En muchos sitios- Sam se fijó en que las paredes tenían ojos, y no eran de Emily.- soy nueva... nuevo en esto.
- Me resultas familiar...- Dijo Aaron.
- ¿Ah, sí? Bueno, tengo una cara muy común...- Dijo Sam.
- No, no es tu cara...- Sam se sorprendió, dejando de observar las paredes- son tus ojos.
- A... sí, bueno, esta clase de color de iris es muy común- Dijo Sam, pensando que era hora de irse.
Aaron trataba de recordar, aquellos ojos los había visto hacía poco, pero ¿dónde?
- Em... me tengo que ir... ha sido un placer.
Sam se alejó corriendo, giró en una esquina y nadie la volvió a ver.
La puerta del cuarto de Emily se abrió y nadie parecía haberlo abierto. La chica no se sorprendió, aunque Sam sí se sorprendió al ver el cuarto desordenado.
- ¿qué ha pasado?- preguntó Sam.
- Dejé la ventana abierta antes de salir.
- ¿y por qué está el suelo húmedo?- Preguntó.
- Debí dejar una botella abierta en mi mesilla.
- ¿pero ha pasado un tornado?- Dijo Sam
- ¿yo qué sé?- Emily parecía nerviosa- ¡No estaba aquí, lo siento!
- Vale, no es para ponerse así- Dijo Sam, yendo hacia la ducha.
Llamaron a la puerta, Emily abrió y, justo en ese instante, salió Sam de la ducha envuelta en una toalla. Aaron, en la puerta, la observó y no pudo más que sonrojarse y mirar al suelo. Emily, de espaldas a Sam, no comprendió, así que se giró y observó a Sam en una toalla, paralizada por la vergüenza.
- Hola Sam- Murmuró Aaron, mirando al suelo- ¿qué tal?
Emily pasó a su lado y murmuró, en voz muy baja “mal, recuerda”
- ¿tú qué crees?, fatal- Dijo Sam, con un tono bastante fingido- aunque me consuela que sea viernes.
Emily, leyendo sobre su cama, sonrió.
- Bueno, venía a esto... y estás ocupada... espero que mañana estés bien...- Dijo Aaron, desapareciendo rápidamente.
Emily se levantó a cerrar, mirando a Sam.
- ¿y bien?- Dijo, mirándola.
- ¿y bien qué?- Dijo Sam.
- ¿No vas a gritar de alegría?- Sam inclinó la cabeza, desconcertada- ¡Te ha venido a ver!
- Lo sé...
Tardó un poco, pero comenzó a saltar y gritar.
- ¡Ha venido a verme! ¡Ha venido a verme!- Gritaba.
Cuando se cansó de cantar, tarareó la musiquita hasta que se durmió, Emily, con tapones en los oídos, suspiró aliviada.

Continuara
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/Aysha_93g

6 Re: [Fan fic] Llama oscura el Dom Ene 11, 2009 5:34 am

Olette


Keymaster
Keymaster
tengo solo una duda:
K PASA DESPUES??
kiero saberlo

bueno este capitulo tambien esta muy bien
mola lo de la magia
yo tambien kiero

bueno continua pronto
Ver perfil de usuario http://www.metroflog.com/Carolperezruiz

7 Re: [Fan fic] Llama oscura el Dom Ene 11, 2009 12:17 pm

Aysha_93g


Samurai
Samurai
No, si por querer hacer magia, creo que queremos todos...
por lo menos yo sip xD
Por cierto felicidades de nuevo xD


Capítulo 4: Asesino

El despertador sonó a las 6:00 de la mañana. Emily maldijo al entrenador de rugby con todas sus fuerzas por hacer que Sam se levantase tan temprano. El despertador acabó sobre la cabeza de Sam.
- ¡Ay! ¡Em, que me vuelvo tonta!- Dijo Sam, rascándose la cabeza.
- Tranquila, más no puedes- Dijo Emily, dándose la vuelta y volviendo a dormirse.
El despertador voló a la cabeza de Emily.
- Huy, se me cayó- Dijo sarcásticamente Sam.
Emily bufó, arrebujándose entre las sábanas.
- ¿no vendrás a apoyarme?
- ¿quieres delatarte?
- Podrías hacerte pasar por una fan mía...- Insinuó Sam, tirando de las sábanas de su amiga, aunque esta las sujetaba con fuerza.
- Ejem...- Dijo Emily, mirando con vergüenza ajena a su compañera.
Sam suspiró y se dirigió a las escaleras para realizar el hechizo de transformación, pero no llegó a abrir la puerta y se detuvo. Había alguien más en la habitación.
- Em...- Dijo Sam, en voz muy baja, Emily se estaba levantando de la cama.
El joven envuelto en la capa negra apareció en el centro de la habitación, creando un campo de fuerza entre las chicas y la puerta. Emily le miró nerviosa, el joven sostuvo su mirada. “Por favor, no” pensó Emily.
- Vaya, volvemos a vernos- Dijo el chico. "Cabrón" pensó Emily, mirando a Sam. La chica estaba desconcertada.
- ¿le conoces?
- Digamos que es el "huracán" que asoló nuestro cuarto ayer- Dijo Emily.
Sam iba a reprochar por no habérselo contado, pero el joven, en el medio de la habitación, volvió a convocar una esfera de fuego, que lanzó contra Sam, y se lanzó sobre Emily para impedir que ayudase a Sam.
- ¡Sam!- Gritó Emily, el chico la lanzó un puñetazo que logró esquivar por los pelos. Sam se giró y la miró, la estaba acorralando contra la pared, no podría ayudarla. Se concentró y, como ella ayer, creó una esfera de hielo que chocó con la ígnea.
El joven se giró.
- ¿qué? ¡No me dijeron nada de su poder!- Dijo, sorprendido.
Emily, aprovechando el despiste del chico, utilizó como arma un libro y le golpeó con fuerza en la cabeza, desconcentrando al joven en su intento de mantener el campo de fuerza.
- ¡Corre Sam!- Dijo, viendo como el chico no tardaría en recuperarse del golpe. "bueno, por fin utilizo el diccionario para algo bueno" pensó. Sam la observó y salió de la habitación.
- ¡Ya te pillaré a la vuelta!- Fue lo único que dijo antes de convertirse en Samuel Horan.
El entrenador llegó a las 8:00, había quedado con ellos a las siete de la mañana por lo que la mayoría de los presentes querían hacer un collar con los dedos de sus pies. Sam trataba de haberle caso, aunque la mayoría de las veces torcía el morro y le lanzaba una mirada fulminante que el entrenador no comprendía. Las fans de Aaron y Sam se distribuían por las gradas, repartiéndose café entre ellas.
Sam estaba sorprendida, ¿todo eso por dos chicos? ¿De verdad las jóvenes eran así? ¿Ella también?
Se imaginó a sí misma tomando café en una manta para no coger frío. Sintió escalofríos solo de pensarlo. Se imaginó a Emily en la misma escena, la risa la pudo.
No tardó en dejar de reírse, un balón la golpeó la cabeza.
Sam volvió a su entrenamiento, tratando de concentrarse e impedir que la imagen de Emily en la manta, con ojeras y una taza de café no invadiesen sus pensamientos.
El entrenamiento terminó, Sam volvió corriendo a su habitación, casi sin detenerse en el vestuario de chicos. Aunque la idea de ver a los jugadores como Dios los trajo al mundo no la desagradaba, quería saber por qué Emily la había mentido.
Llegó corriendo a su cuarto, la puerta golpeó la pared y volvió a cerrarse velozmente, Emily levantó la vista de su libro y la miró.
- ¿Por qué me mentiste?- Dijo Sam.
- Porque me buscaba a mí, no te iba a poner en peligro por mi culpa.
- ¿cuándo pensabas contármelo?
- Bueno, esperaba que la mentira durase una semana, por lo que solo tenía que pensar en qué decirte cuando lo averiguases- Dijo Emily, cerrando el libro y bajando la mirada- sobre todo cuando averiguase por qué quiere matarme.
- ¿Todavía no lo sabes?
- Hombre, desapareció tras despertarse- dijo Emily.
- ¿Seguro?- Dijo Sam.
-Sí- Dijo Emily tras una pausa.
Hubo un tenso silencio, Sam se sentó en la cama y se estiró, Emily volvió a coger el libro y se puso a leer.
- Sam... ¿Sabes que eres un chico aún?- Dijo Emily, aún leyendo.
"Ups" murmuró Sam, avergonzada. Comenzó el hechizo de transformación, pero llamaron a la puerta.
- ¡No abras!- Le dijo a Emily.
- ¡Sam, Emily! ¡Soy Aaron!- Decía una voz tras la puerta.
- Mierda- Dijo Sam, entrando al baño.
- ¡Voy!- Gritó Emily, conteniendo la risa.
Emily abrió y vio a Aaron con la mochila de rugby, recién duchado y algo cansado. Se recostó sobre la puerta.
- ¿Está Sam...visible?- Dijo Aaron.
- Sam... ¿Estás visible?- Preguntó Emily.
- Bueeeno...- Dijo Sam.
- Está, que no es poco- Dijo Emily, divertida.
Pasaron los minutos y Sam salió de la ducha, dado que se había duchado para disimular. Emily estaba explicándole a Aaron la razón por la cual había una pegatina de un pato y otra de un pez globo en la puerta.
- ¿Entonces, tú eres el pato?- Dijo Aaron, desconcertado.
- Sí- Dijo Emily, secándose las lágrimas de risa y nostalgia.
- Y... ¿Sam es el pez globo?
- Ajá- Emily volvió a reírse.
- Sois raras.
- Muchas gracias por el cumplido- Dijo Sam, secándose el pelo con la toalla.
- ¡Sam! creí que vendrías a ver el entrenamiento- Dijo Aaron.
- Mientras el idiota del entrenador esté en el campo yo no me acerco- Dijo fríamente.
Emily volvió a coger el libro, ni siquiera se dio cuenta de que ambos volvían a desaparecer para ir a jugar al rugby.
- Dios...- Suspiró- no cambian.
Sam se tumbó en la hierba mojada del campo de rugby, los aspersores se acababan de conectar en el mismo momento en el cual llegaron, por lo que no pudieron jugar al rugby.
- ¿por qué a mí?- Se quejó Sam, volviendo a su cuarto- Aaron, nos vemos.
- ¿Nunca has jugado con lluvia o qué?- Dijo Aaron, corriendo al campo. Sam se levantó y fue tras él.
Y, de nuevo a las tantas de la noche, Sam volvió agotada a su cuarto, donde Emily leía tranquilamente un libro sobre su cama.
- ¿otro día de entrenamiento?- Dijo Emily, levantando sus ojos del libro.
- No... Tengo... fuerzas- Dijo, tumbándose en la cama- siete... horas... entrenando...
Se tumbó sobre la cama y quedó dormida al instante. Emily apagó la luz, depositando el libro sobre la mesilla de noche.
Continuara...
la duda es cuando (odio los examenes T.T)

Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/Aysha_93g

8 Re: [Fan fic] Llama oscura el Lun Ene 12, 2009 11:24 am

Olette


Keymaster
Keymaster
si a Emily no le gustan los libros k va^^
bueno como siempre me gusta mucho
y si k saben dar usos a los diccionarios
y seguro k era para averiguar k significa la palabra ostia (golpe, torta, paliza como prefieras) y asi dar un ejemplo visual XDXD
bueno espero el siguiente
yo tambien odio los examenes
y a los prefesores
pero k se le va ha hacer
Ver perfil de usuario http://www.metroflog.com/Carolperezruiz

9 Re: [Fan fic] Llama oscura el Lun Ene 12, 2009 1:50 pm

Aysha_93g


Samurai
Samurai
jeje, es que su madre es escritora, qué quieres que le haga... xD
Nooo, veras mas adelante que busco otra palabraaa xDD
Ostia no, pero bueno, ya veras xD
Ahora aprovecho que tengo tiempo y, creo, que he aprobado la formulacion de quimica y me dejan estarme un rato con tiempo libre... y aprovecho ^^
Aunque creo que a partir del siguiente tendré que acortar los capitulos, que los voy haciendo mas largos cada vez, y tampoco quiero que sea una pagina para un capitulo xD...


Capitulo 5: Viaje a la francesa
Emily observó el cuarto vacío por tres días, miró a su alrededor aburrida. Sam se iba a Lons y ella se tenía que quedar en su cuarto aburrida, sin nada que hacer.
Cogió sus patines y decidió dar una vuelta, era libre por tres días.
____

El avión a Francia salía en diez minutos y ninguno encontraba la puerta. Sam contuvo las ganas de gritar como una loca y miró en los paneles informativos la puerta que necesitaba. No la encontraba en ninguna parte.
En el avión quedó al lado de Aaron y un hombre encerrado en el reproductor de música nuevo que se había comprado. Aaron se puso rápidamente a hablar con ella sobre cosas sin importancia, hasta que llegaron al tema "Emily" y ambos se pusieron a ponerla a parir "con cariño" como decían ellos.
Cuando se cansaron de hablar de Emily, a Sam se la ocurrió sacar el tema "Sam".
- ¿Sam? Es muy maja , siempre juego al rugby con ella en mis ratos libres. Lo único es que el día en el que puso a parir al entrenador me dio miedo... tuve que pedirle ayuda a Emily porque me daba miedo acercarme.
Sam sonrió en su interior, ¡Había dicho que era maja!
- Sí, mi prima asusta la mayoría del tiempo- "Mentirosa, ¡Yo no asusto! ¡Que te pego!" pensó.
Comenzaron a descender, Sam miraba por la ventana como los edificios aumentaban de tamaño y lo que antes pareciesen hormiguitas se convertían en personas caminando y coches acelerando en los semáforos en rojo. Las ruedas del avión golpearon en el suelo y rebotaron varias veces. Antes de que el avión se detuviese al entrenador le estaba dando un ataque de histeria debido a que era tan paranoico que creía que llegarían tarde aunque fuesen las ocho de la mañana y el partido era a las ocho de la tarde. Además, si llegaban tarde no podrían ganar ni entrar en el torneo.
Fueron a recoger sus maletas y corrieron al autobús que les llevaría a su hotel, el paranoico del entrenador les ordenó estar listos en cinco minutos, entregando las llaves de su cuarto a cada alumno. Sam miró su número y contuvo el aliento. Estaba en el mismo cuarto que Aaron.
- Hey, compañero- Dijo Aaron- vamos, tenemos prisa, ¿recuerdas?
Sam asintió y corrió tras él. Comenzó a preguntarse cómo lo estaría pasando Emily, y si sus problemas no serían una mísera parte de los que tuviese ella.
___
Emily se acercó al joven que, en la biblioteca, estaba escondido tras varias montañas de libros. Contuvo el aliento y se acercó a él.
- ¿qué quieres?- Su voz frívola sonaba amenazante, Emily no pareció asustada ni sorprendida.
- Oye, sé que no soy la persona a la que más ansíes ver, pero... necesito tu ayuda- Dijo Emily, la cabeza del chico, que en ningún momento se había levantado de su cuaderno, lo hizo en aquel instante, girándose para mirar a Emily.
- Quiero que averigües de qué es este símbolo- Le tendió un medallón de acero con un símbolo extraño en el medio, era especie de zarza en relieve, formando una especie de símbolo del infinito. El joven lo observó con detenimiento.
- ¿De dónde lo has sacado?- Dijo.
- Un joven que quiso matarme- Emily se sentó en una mesa con cuidado, esperando.
- ¿y lo dices sin más?- Emily se pasó la lengua por los labios, miró al techo y asintió.- Dios, eres... de lo que no hay.
- Gracias por tu sinceridad- Dijo Emily- ¿Crees que averiguarás algo?
- No lo sé... Lo intentaré, pero no prometo nada.
- Gracias Alex...- Dijo Emily, abrazándole por detrás para impedir que él rehuyese el abrazo.- ¡Hasta otra!
____
El partido había terminado y Sam seguía pensando en cómo podría dormir como mujer si en cualquier momento Aaron se podría levantar para ir al baño y veía su cabello largo sobre la almohada.
Sam entró a la ducha dado que, con la histeria del entrenador, ningún jugador pudo ducharse y tendrían que hacerlo en la habitación del hotel.
Puso el pestillo y deshizo por unos instantes el hechizo de transformación, entrando a la bañera en la cual podía dar veinte largos si se lo proponía. Se hundió debajo de la espuma y volvió a la superficie tras unos segundos, cogiendo aire con fuerza y echándose el cabello hacia atrás.
- ¿Sam? ¿Estás bien?- Preguntó Aaron, Sam carraspeó para tener voz de chico y dijo.
- Sí, perfectamente.
Aaron se desconcertó, notaba la voz un poco más aguda.
Sam salió corriendo de la ducha, volviendo a ser el chico que algunos creían que era.
Aaron estaba con una toalla en la cintura, con el torso al descubierto. Sam abrió tanto la boca que creyó que se le caería al suelo. Aaron entró al baño y cerró la puerta mientras Sam se tiraba a la cama y gritaba contra un cojín. "¡Qué suerte tengo! ¡WAAAA!" pensó.
A su mente volvió el problema con su "verdadera personalidad". Aaron volvió y dijo que no se podía dormir sin hacer 50 abdominales y 20 flexiones con palmada. Sam le miró sorprendida.
Pero no quería ser menos y le acompañó en sus ejercicios nocturnos.
Al acabar estaba tan agotada que tuvo que echarse un vaso de agua helada por la cabeza para no dormirse. Aaron tenía los ojos abiertos y miraba al techo. Pasaban los minutos. Tic-tac, los ojos de Sam se iban cerrando, y aún no tenía ningún plan. Tic-tac, Aaron no parecía tener intención de dormirse.
"Dios, necesito ayuda, ¿acaso él no duerme?" pensó.
- ¿Tienes sueño?- Preguntó Aaron.
Sam no contestó, no había necesidad de tener sueño, solo de dormirse hasta que ella despertara.
- Nooo- Dijo irónicamente, sintiendo como comenzaba a cambiar el color de su pelo. "Date prisa" pensó, comenzando a pronunciar el hechizo.
Cuando el hechizo de somnolencia terminó, Sam observó como Aaron quedaba dormido y rompió el hechizo de transformación, quedando dormida segundos después. Aaron no despertaría hasta que ella utilizase el hechizo que contrarrestaba aquel.

Continuara...
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/Aysha_93g

10 Re: [Fan fic] Llama oscura el Mar Ene 13, 2009 11:21 am

Olette


Keymaster
Keymaster
creo k me estoy haciendo fanatica de tu fic
escribes muy bien y me gusta mucho
me alegro de k hayas aprobado
y bueno espero k no tengas muchos examenes xk kiero seguir leyendolo
no es una amenaza ni nada por el estilo eh
tomate tu tiempo
bueno y por cierto me hizo gracia lo de:
''Aaron volvió y dijo que no se podía dormir sin hacer 50 abdominales y 20 flexiones con palmada.''
lo k hacemos todos XDXDXDXD
bueno es normal es un deportista y eso
bueno continua
Ver perfil de usuario http://www.metroflog.com/Carolperezruiz

11 Re: [Fan fic] Llama oscura el Mar Ene 13, 2009 1:54 pm

Aysha_93g


Samurai
Samurai
Wiii tengo una enganchada ^^
Y todavia no se si he aprovado... corrige el de toda la clase menos el mio ¬¬ yo la mato...
Jajaja, pues calla, que conozco chicos que hacen los abdominales... incluso mas xDD
Es que están locos...
Bueno, que es que estudiar tanto hasta es enfermizo, asi que subo historia... xDD
Ya creo que voy a dividirle, que antes eran dos "barrabajas" o saltos de escena, y ahora se van volviendo en 4 xD
Mi forma de dividir el tiempo es muy... original, verdad?


Chapter 6: Cachorro.

A las cinco de la mañana, Emily recibió una llamada a su móvil. Aunque quisiese romperle en mil pedazos, no quería perder un móvil que había aguantado ya dos años en sus manos, por lo que descolgó.
- Sea quien sea le mato- Dijo sin abrir los ojos.
- Em, soy yo- Dijo Sam desde el otro lado del teléfono, Emily abrió los ojos.
- ¿Sam? ¿Qué pasa? ¿Alguien ha muerto? ¿Un accidente? - Preguntó.
- Bueno... Tengo a Aaron con un hechizo para que no despierte, ¿lo consideras un accidente?
Emily dejó caer el teléfono sobre la cama, ¿acaso Sam estaba loca? ¿Querían que la descubriesen?
- ¿Em?- Preguntó Sam.
- ¿Qué ha pasado exactamente para que... HAGAS TAL ESTUPIDEZ?- Dijo Emily exasperada.
- ¡Dormimos en el mismo cuarto! ¡El hechizo consume energías!
- ¿Y para qué me llamas?
- Pues... porque necesitaba desahogarme- Dijo Sam.
- Idiota... deshaz el hechizo y finge dormir- Dijo Emily.
- Lo he intentado, pero no funciona- Emily se golpeó la cabeza con la palma de la mano.
- Se llama DORMIR, se despertará a horas no intempestivas, comprende que la gente no madruga, aunque tu padre te dijese lo contrario.
- ¡Pero ahora no despierta!
- Tu no es que tengas el sueño muy ligero...
Sam, en un arrebato de ira, colgó sin siquiera pensárselo, sorprendiendo a Emily durante cinco segundos, antes de volverse a dormir.
Sam resopló enfurecida, no había conseguido mucha ayuda, y Aaron seguía plácidamente dormido. Tal vez, al día siguiente, sería mejor drogarlo.
Con el paso de las horas Aaron despertó, Sam, en el baño, formuló el hechizo de transformación y salió.
- Buenos días- Dijo, bostezando, no debía haberse levantado tan temprano.
- Buenos... ¿qué hora es?- Preguntó, viendo como ya estaba vestida y lista para salir a la calle.
- Ah, pues son las doce- Dijo.
-¿qué?- Dijo Aaron, sorprendido- No puede ser, ¿tanto he dormido? ¿Acaso me has drogado?
Sam abrió los ojos bastante, ¿lo sabía? Al ver su expresión, Aaron se echó a reír.
- Tranquilo hijo, que iba en broma.- Dijo Aaron- voy a desayunar, ¿bajas?
- No, ya he desayunado, voy a dar una vuelta por el pueblo.
- Está bien, hasta la tarde entonces.
- Hasta la tarde.
Sam salió del hotel y vigiló que ningún compañero le siguiese, luego entró en una tienda de ropa y se metió en uno de los probadores, pronunciando el hechizo de transformación que la volvió a convertir en una chica.
"Ahora que Aaron no me vea" pensó.
___
Emily se detuvo enfrente del lago, el agua tenía un tono más oscuro de lo normal, y estaba muy ajetreada, aunque no había gota alguna de viento.
Frunció el ceño y miró a su alrededor, aunque fuese un caluroso día de Septiembre, no había nadie en la calle.
El joven enfundado en la capa negra volvió a aparecer a su espalda, Emily se giró rápidamente y le miró. "¿Acaso no pasa calor?" fue lo primero que pensó al verle.
- Tienes algo que me pertenece- Dijo seriamente.
- Ya no- Respondió Emily, mirando alrededor.
-¿qué? ¿Acaso lo has vendido? ¡Te mato!- Dijo el chico, dispuesto a golpearla.
- ¡Eh, eh! ¡Para el carro!- Dijo Emily, esquivándole- No lo he vendido, pero no te lo voy a dar. Ni siquiera lo tengo aquí.
El chico no contestó, la lanzó una mirada fulminante y desapareció de su vista. Emily suspiró, corriendo hacia su cuarto.
Llegó y encontró la puerta entreabierta y ruido en el interior, abrió y observó como el chico revolvía sus cosas en busca de la cadena.
- Te dije que no lo tenía...- Dijo Emily.
-¡La otra chica!- Gritó él, como si la respuesta hubiese estado siempre frente a él.- ¿dónde está?
Miró el calendario que había en la mesilla de noche de Sam y vio que aquellos días estaba en Lons. Emily estaba sorprendida ¿Cómo podía ser tan tonta de revelar fácilmente su ubicación en cada momento? Si la mataba, no era su culpa.
-¡Espera! ¡No lo tiene ella! -Recordó que no le había contado nada a su amiga y que, si lo averiguaba, la acabaría matando. Se acercó a él, tratando de detener el hechizo, pero el joven la empujó, golpeándola contra su cama.
Emily se quitó el peluche de un oso de la cara y miró su cuarto. El joven había desaparecido. Furiosa consigo misma, salió del revuelto cuarto y cerró la puerta con fuerza. Debía recuperar el colgante como fuese antes de que fuese demasiado tarde.

Continuará...
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/Aysha_93g

12 Re: [Fan fic] Llama oscura el Miér Ene 14, 2009 11:27 am

Olette


Keymaster
Keymaster
kiero saber k pasa

y por cierto soy una enganchada^^
pero eso es bueno no??
XDXDXD

bueno espero k continues pronto y k apruebes ese examen
ese y todos
hala suerte con ello ^^ :bien:
Ver perfil de usuario http://www.metroflog.com/Carolperezruiz

13 Re: [Fan fic] Llama oscura el Vie Ene 16, 2009 12:16 pm

Aysha_93g


Samurai
Samurai
Gracias por la suerte...
Quise actualizar ayer, pero me recordaron un examen de biologia para hoy y tuve que estudiar... suerte que se me da bien la genética xDD
Y sí, ser una enganchada es bueno xDD
Bueno... depende de como se mire, si te enganchas demasiado, pues tal vez ya sea malo...
Y empiezo a desvariar.... Uooh xDD



Capítulo 6, parte 2: Cachorro (para que cambiarle el nombre xD)


Sam se había gastado 500$ en una sola hora de compras en un pueblo con pocas tiendas y menos aun interesantes. Volvía con tres bolsas de la compra, mirando los "recuerdos" que su "primo" la había regalado, que era lo mismo que decir lo que se había comprado.
Fue cuando volvía al hotel, cuando se dio cuenta de que algo no iba bien, sentía que alguien la seguía, pero había procurado muy bien que nadie la siguiese ni que se fijasen en ella. Se giró.
El joven encapuchado que quería matar a Emily estaba tras ella.
- Tienes algo que me pertenece.
- Eh, si Emily te ha dicho que soy cleptómana, no es cierto ¿vale? Sólo fue una vez y porque aquel collar de diamantes no tenía vigilancia, además, ¡me prometió que no lo diría!- Dijo Sam, dejando las bolsas en el suelo.
Hubo un segundo de desconcierto por parte de ambos jóvenes, Sam le miró y, al ver que no se movía, creyó que le había dado una insolación por el calor que hacía y la capa gruesa que llevaba.
- oye... ¿estás bien? ¿Tienes calor o algo?- Preguntó, algo preocupada.
- No, Solo busco mi colgante, sé que lo tienes, ¡Dámelo!- "¿Robó un collar de diamantes?" seguía pensando mentalmente.
- ¡No tengo tu colgante! ¡Si has luchado hoy con Emily, o ayer, no la he visto desde hace dos días, así que lo tiene ella! ¡Piensa mejor antes de hacer las cosas!
Sam parecía muy enfadada, tenía ganas de golpearle, estaba mintiendo, y era una de las cosas que más odiaba en aquel mundo. Ella no había robado ningún colgante, guardaba gomas y bolígrafos en su estuche que no eran suyos, pero los devolvía, cuando el verdadero dueño se los pillaba, pero los devolvía.
El joven quería pelea, pero era más importante su colgante, suspiró, enfadado, bajó la mirada y desapareció de la vista de Sam.
La chica se sorprendió, ¿Qué acababa de pasar? ¿Por qué se iba? ¿Acaso Emily le había robado un colgante? ¿Para qué quería Emily el colgante de su asesino? Decidió que, tras drogar a Aaron, la llamaría para saber que estaba a salvo.
Entró en su cuarto, ya siendo un chico de nuevo, preguntándose qué habría hecho Aaron durante el día. Al abrir, se encontró con un cachorro de bóxer tumbado en su cama. El cachorro corrió hacia ella, sorprendiéndola.
- ¿te gusta? Es para Sam.
A Sam la encantaba, el único problema era que las normas del instituto prohibían estrictamente las mascotas.
- S-sí, está bien...- Dijo Sam, ¿cómo contarle que las mascotas estaban prohibidas, con la ilusión que tenía?
El cachorro corrió por toda la habitación, divirtiendo a Sam, Aaron salió un rato a buscarle comida y la joven se agachó frente al cachorro.
- Quiero que lo tengas muy claro, las miradas de cordero degollado me hacen efecto pocas veces, y a mi compañera ninguno, por lo que por muchos gemidos o caritas monas, saldrás dos veces al día del cuarto y siempre bajo estricta vigilancia, no podrás acercarte a otras personas, ni mearte en sus zapatos sin una orden directa. Aparte, no podrás ser visto por ningún profesor, y cuando oigas que se abre la puerta, te esconderás bajo la cama. ¿Entendido?
El pobre perro se encogió levemente, bajando las patas delanteras, y volvió a mirar a su dueña. Ladró una vez. “esperemos que sea un sí” pensó Sam.
- Buen perro- Murmuró- Te vas a llamar Coco, como el gran Rokoko.
_____
Emily miró a su alrededor, impaciente, ¿acaso no iba a volver a matarla tras saber que Sam no tenía el colgante? Se sentó en la cama y trató de pensar en cualquier otra cosa, puso la música, se concentró en la letra, pero siempre pensaba en Sam degollada en medio de la calle, y al joven registrando su ropa en busca del medallón.”Eso me pasa por escuchar canciones tan sanguinarias” pensó.
Estaba preocupada, mordía sus uñas sin parar y las lágrimas iban a salir de sus ojos marrones. Bajó la mirada y esperó, la paciencia no era una de sus virtudes.
Pasó una mano por el borde del medallón, no comprendía, no era caro, ni tampoco debía tener ningún poder mágico, ¿por qué era tan importante?
Lo miró con detenimiento, había algo en él que la daba mala espina. Emily lo sentía.
Lo depositó con cuidado sobre la mesilla, paseó por el cuarto con impaciencia. “Ojala supiese quién demonios es, dónde vive, algo para poder localizarle... Sam... Por favor que estés bien” pensó.
Pasaron los minutos mientras Emily se tiraba de los pelos, “¿dónde estás?” pensó.
La luz del techo volvió a tintinear, Emily se levantó de la cama rápidamente.
- ¡Dime que Sam está bien o no te devuelvo el colgante!- Gritó a la, en apariencia, vacía habitación.
- Está bien, no la he tocado, dame el colgante- Extendió su mano, Emily titubeó, ¿debería confiar en su palabra? Podía haberla matado y con la necesidad de conseguir ese colgante decir que estaba viva. El joven vio su expresión y, suspirando, extendió sus brazos y sacó su daga- Comprueba que no tengo sangre si quieres, si hubiese registrado sus ropas estaría manchado de arriba a abajo.
-¡Así que la mataste cuando supiste que no lo tenía!- Emily se echó a llorar- ¡Desgraciad-!
El teléfono estaba sonando, Emily miró el número: “Sam”.
Descolgó, sacándose las lágrimas. El chico esperó, pues Emily tenía el colgante fuertemente apretado en su mano.
- ¿S-Sam?- Preguntó, aún con voz temblorosa.
- ¡Claro que soy yo! ¿¡Quién crees que sería, un fantasma!?- Al escuchar las palabras “un fantasma” Emily se estremeció.
- ¿E-estás viva?- preguntó, temerosa de la respuesta.
-¡Claro! De verdad, y pensar que tú eres la lista...
Emily dejó caer el teléfono móvil sobre la cama de la sorpresa. Se sentó en la cama y comenzó a reírse de forma nerviosa.
- E-está bien...- Murmuraba entre la risa.
- ¡Emily! ¡Emily! ¿Ocurre algo?- preguntaba Sam desde el teléfono- ¡Emily! ¡Contesta ahora mismo! ¡Loca, desalmada, que la que gasta saldo soy yo!
Emily no contestó, seguía con su risa nerviosa. El joven la miró preocupado. “¿Por qué tengo que ser yo el que se encargue de matarla? ¡Está loca!” pensó.
- ¡Mala pécora! ¡Te enterarás cuando vuelva de que nadie se mete con Samantha Lilith Horan!- Sam colgó el teléfono y el “pi-pi-pi” sonaba al mismo ritmo que las risas de Emily.
- Gracias a Dios...- Consiguió decir Emily tras calmarse, se giró y vio que el joven aún la observaba.- ¿qué haces aún aqu-? ¡Ah! Perdona... No me acordaba...
Le tendió el colgante y se tumbó en la cama, colgando el móvil. El joven la miró sorprendido y, tras un rato, desapareció de la habitación.


Continuara...
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/Aysha_93g

14 Re: [Fan fic] Llama oscura el Dom Ene 18, 2009 4:20 am

Olette


Keymaster
Keymaster
vaya ekipo:
la cleptómana
la loca
y ¿el k nunca tiene calor?

esk cuando has puesto lo del collar de diamante y despues lo de las gomas y bolis me imaginado k tambien tenia ahi joyas de la corona XDXDXD

bueno k bien k sea una enganchada buena ^^

bueno me sige gustando muchisimo tu fic
continua pronto
o cuando puedas ^^
Ver perfil de usuario http://www.metroflog.com/Carolperezruiz

15 Re: [Fan fic] Llama oscura el Dom Ene 18, 2009 5:24 am

Aysha_93g


Samurai
Samurai
Siiii... es cierto, el que nunca tiene calor xDDD
...
Oye como que loca???
Solo está un poco trastornada... pero loca no... suicida un poco tambien... pero LOCA no...
...
Bueno, sí xDDD

Nooo Sam solo robo un collar en un museo... pero lo devolvió y dijo que se lo habia encontradooo
Es que Sam tiene más habilidades de las que crees xDDD


Capítulo 7: "Un curioso don"

Sam preparó su maleta, confirmó que no se dejaba nada y salió de la habitación, sus “vacaciones” habían terminado y pronto volverían hacia aquel internado en el cual había crecido.
Estaba preocupada, Emily no la había vuelto a llamar, y ella prefería no hacerlo por si acaso se encontraba en un momento “peliagudo”. Bajó la maleta por las escaleras y se subió en el autobús del equipo. Estaba sola.
Todos habían decidido dar una última vuelta en busca de regalos, pero su presupuesto se había acabado y, para no caer en la tentación, había decidido no ir en acompañamiento de sus amigos.
Pasaron las horas mientras escuchaba música, el autobús se puso en marcha y ella no se dio cuenta. Aaron estaba sentado a su lado y el cachorro acurrucado en su regazo, pero parecía que dormía con los ojos abiertos.
-¡SAAAM!- Gritó Aaron, despertándola por fin. Lo primero que hizo Sam tras despertarse fue comprobar si seguía siendo un chico.
- ¿qué? ¿quién ha muerto?- Dijo, desconcertada.
- Nadie, hay que coger el avión ya, estás ido ¿pasa algo?- Preguntó.
- No... nada- “Solo que creo que mi compañera de habitación está muerta, por lo demás...” pensó, tratando de infundir tranquilidad.
El avión tuvo una hora de retraso a causa de las fuertes tormentas, al bajar, el entrenador estaba histérico y con la mitad de su cabellera en la mano.
Tras la espera en el avión, hubo otra debido a que el conductor del autobús había aparcado en doble fila y tuvo que volver a dar una vuelta por todo el aparcamiento del aeropuerto antes de poder pasar a recogerles, por lo que estuvieron media hora a la espera de aquel hombre.
____
Mientras tanto, Emily soportaba un día de clases muy aburrido.
-Hey, Emily, ¿dónde está Sam? Hace mucho que no la veo- Preguntó un chico, acercándose. Emily suspiró y murmuró algo.- Emily, ¿qué hago aquí?
- Querías darme dinero por alguna extraña razón- Bueno, exactamente no eran unas clases aburridas, más bien unas clases muy productivas cada vez que alguien preguntaba por Sam.
- Ah, sí, es cierto.- Sacó la cartera y la entregó dos grandes billetes. Emily sonrió, volviendo a escribir. “100 más... La ausencia de Sam es muy productiva... Home Cinema y pantalla plana enorme, seréis míos en tres semanas” pensó, riendo maliciosamente.- Hasta luego.
Sonó el timbre de la última clase, Emily volvió a su cuarto y dejó la mochila al lado de la puerta, comprobó sorprendida que Sam no había vuelto y se preocupó.
- Ah... Si ese tipo la mata no aguanta dos días vivo...- Murmuró, sacando un DVD de una caja.- Aunque me viene bien que se retrase...
Puso el DVD y esperó a que aquel lector antiguo leyese el disco. Se tumbó en su cama, que tenía un mejor ángulo de visión que el sofá que Sam se había comprado.
Pasó media hora y Emily se había olvidado que tenía una compañera llamada Sam y de que había un joven tratando de asesinarla, se pasaba el rato diciendo, justo antes que los personajes, el diálogo de la película.
- “Puedo no ser visto cuando lo deseo, pero... ¿desaparecer completamente? Un curioso don”- Dijo Emily antes que el montaraz Dunedain, también conocido como Aragorn.
La luz del techo, que estaba a un nivel muy bajo, se apagó. Emily cogió el cojín y lo lanzó a una esquina de la habitación, esperando haber acertado con la esquina.
-¡Ouch!- Se quejó la oscuridad, Emily cogió otro cojín y continuó viendo la película- El señor de los anillos... tienes buen gusto, debo admitirlo.
- No quiero perderme la película, aunque me la sepa de memoria- Dijo Emily- “¡Rivendel! ¡Veremos elfos!”
- Haré una tregua hasta que se acabe la película- Dijo, tumbándose en el sofá-... Creí que podría utilizar a la morena en tu contra. En la agenda ponía las tres y media.
- Se retrasa, y como tengas algo que ver con esto no me importa que aparezca... ¡Aaa, Legolas!- Dijo, saltando emocionada. El chico sonrió y la lanzó el cojín.
- Controla tus hormonas- Dijo él, divertido.
- Lo que iba diciendo... joder qué bueno está...- El joven la lanzó una mirada asesina- Como la hayas hecho algo no volverás a ver esta película.
El chico la miró y volvió a la película. Emily estaba atontada frente a la pantalla.
Sam entró en el cuarto agotada y observó con sorpresa que el joven que quería matar a Emily estaba viendo tranquilamente “El señor de los anillos” a su lado. Parpadeó varias veces para comprobar que no soñaba. Emily no parecía haberse percatado de su presencia.
- Emily... ¿Ese tipo no te quiere matar?- Dijo Sam, sorprendida. Ambos asintieron.- ¿y porqué no peleáis?
Los dos señalaron a la pantalla.
- Dios, estáis mal...- Dijo, pasando a su lado del cuarto por el baño para no molestar.
Mientras recogía, el chico se giró y vio que Sam era un chico y se sorprendió. La lanzó un cojín a Emily y esta, enfadada, le miró, creando una esfera ígnea en la mano. El chico le señaló a Sam, algo asustado.
- Ah... es que no puede jugar al rugby siendo una tía... así que se transforma- Dijo, todavía mirando a la pantalla.- ¡Sam, eres un chico!
“Ups” pensó Sam, utilizando el hechizo de transformación. El joven la miró y Sam le devolvió la mirada asesinamente.
- ¿cuántos han preguntado por mí?- Dijo Sam, entrando al baño para cambiarse.
- 29 en total- Dijo Emily, abrazándose al cojín- “Es Aragorn, hijo de Arathorn, le debes lealtad”
Sam se giró y la miró acusadoramente, “Dios, se sabe los diálogos de memoria” pensó, Emily seguía abrazada a su cojín.
- Sam...- Dijo Emily en el momento de cambiar el CD, Sam se giró- Esas 29 personas van a recordar que querían hablar contigo en 10 minutos, tengo la lista, por si no quieres que te acorralen.
- ¿Qué quieres esta vez a cambio?- Dijo Sam, sacando la cartera- solo me quedan 20...
- Me sirve, gracias por contribuir a la causa “Un lector DVD nuevo”.- Dijo Emily, cogiendo el billete y colocando el DVD 2 en el lector. Tocó la tapa y apartó rápidamente la mano, estaba ardiendo.- No, se sobrecalentó...- Murmuró, triste.
- Media hora, lo dijo el mecánico- Dijo Sam, saliendo- Zack MacCarter... ¿Quien es ese?
Salió rascándose la cabeza, tratando de recordar quién era ese tal Zack. ¿Por qué Emily se sabía los nombres y ella no?
Al poco rato había conseguido hablar con todos los que andaban buscándola, Sam estaba orgullosa de sí misma y decidió que se premiaría yendo a jugar un rato al rugby.
Allí estaba Aaron entrenando en solitario, al verla la lanzó el balón y ella lo cogió ágilmente, sonriendo. “Piensa que le has echado de menos, que no has dormido con él” Se recordó mentalmente.
- Ya creí que habría perdido la práctica- Dijo Sam, pasándole el balón- ¿Qué tal por “La France”?
- Bien, ganamos, por supuesto, tu primo es muy bueno- Dijo Aaron, devolviéndosele- ¿qué tal por aquí?
- Aburrido, Em no quiso jugar conmigo al rugby, dijo que acabaría por matarla de un golpe...- Dijo Sam, jugando con el balón en sus manos. Se lo pasó y sonrió.
- ¿ y qué tal Em? No la he visto, pensaba ir luego.
- Bien, tan loca como siempre- Dijo Sam, “o más” pensó.
Continuara...

Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/Aysha_93g

16 Re: [Fan fic] Llama oscura el Dom Ene 18, 2009 5:40 am

Olette


Keymaster
Keymaster
oye eso de k se pongan a ver un peli es normal ¬¬

la verdad esk no me imagino a alguien decir:
te voy a amtar
y despues:
vale pero cuando termine la peli k es muy interesante aunk me la sepa de memoria
XDXDXDXD

bueno me a gustado muchisimo
y continua cuando puedas
Ver perfil de usuario http://www.metroflog.com/Carolperezruiz

17 Re: [Fan fic] Llama oscura el Lun Ene 19, 2009 10:46 am

Aysha_93g


Samurai
Samurai
Ah no?? Pues yo si me lo imagino...
No fue exactamente asi, estaba jugando con un amigo al boxeo en la wii, pero lo pare para poner una peli... sirve?? xDDD
Y lo de sabersela de memoria es poco, en realidad puse esa peli porque es la unica saga que me se yo misma de memoria (Nooo, no copie las frases mientras la veiaaa xDD)
Dudo que tarde mucho en volver a actualizar, aprobe quimica y lengua ^^
Y encima solo tendira que sacar un 2 en el examen de oraciones compuestas que me pondra, que seguro que apruebo wiiiiii
(obviamente, necesito desahogarme)
Iba a dividir este en 3 partes, que me salio algo largo, pero como estoy muy feliz no dejo con la intriga ^^


Capítulo 7 parte 2: "Un curioso don"

- ¿por qué hay que esperar media hora?- Se quejó el chico.
- Porque este lector tiene más años que Matusalén y se calienta con nada...
El joven suspiró y se tiró en el sofá, no pasaron diez segundos antes de que se volviese a levantar.
- Me aburro- Dijo, Emily suspiró- Una pequeña pelea de media hora, no me da tiempo a matarte y te mantienes entretenida.
- ¡Cada vez que un hechizo choca luego me paso tres horas recogiendo el desorden!- Se quejó Emily- ¡Claro, como tú no recoges!
- Sin magia, sólo armas...- Emily abrió la boca- y no me digas que no sabes, porque sabemos perfectamente tus habilidades y hasta tenemos datos sobre tu entrenamiento matutino.
- Si no lo sabe ni Sam- Dijo Emily sorprendida- si cree que soy una vaga que se levanta a las doce todos los días...
- Así que...- Puso un temporizador de cocina, con forma de gallina, a la media hora y sacó de un cajón las dos dagas de la chica, Emily abrió la boca con sorpresa- Recuerda que revolví toda la habitación en busca de mi medallón.
Se las lanzó fuera de sus fundas, Emily las cogió fácilmente y se puso en pie, haciendo girar las dagas en sus manos. El joven resopló, sacando dos dagas negras como una noche sin estrellas, con el mismo símbolo que su medallón y se preparó para atacar.
Ambos esperaban a que el otro empezase, con los músculos tensos y sin apartar la vista del contrario, Emily esperó, esperó y esperó. Ambos no se movían.
- Oye… ¿no querías luchar?- Preguntó Emily, bajando la guardia un instante.
Fue el momento, el chico cogió rápidamente velocidad y fue a atacarla, Emily se protegió instintivamente con los brazos y sólo recibió un ligero corte en su brazo izquierdo. Emily le miró y paró un nuevo ataque por parte del joven y, aprovechando que en clase de gimnasia habían comenzado con la defensa personal, utilizó una llave para dejarle noqueado en el suelo.
Emily se levantó la manga de su chaqueta, ya rota, y se miró la herida, había dejado de sangrar rápido, pero cuando se pegaba a la camiseta la costra se abría y volvía a sangrar. Bufó y se quitó la chaqueta, quedando en una camiseta negra de tirantes.
- Eso es un truco bajo- Dijo, golpeándole el pie- ¿acaso crees que yo?… Bueno, yo también lo utilizo cuando tengo suficiente paciencia acumulada…
No esperaba que tardase mucho en levantarse, había combinado autodefensa con rugby, pero el noqueo combinado no aturdiría para toda la vida al chico y lo sabía.
Volvió a levantarse, Emily esperó cortésmente a que estuviese recompuesto para atacar. Habían pasado cinco minutos y el reloj de gallina en aquel momento observaba la carátula de la película.
Emily no tardó en quedar acorralada contra la pared.
- ¿últimas palabras?- Dijo el chico, con la daga en su cuello.
- Buf... hay muchas...- Murmuró Emily, pisoteándole el pié y empujándole para separarle- Aunque la de mi diccionario es “Zutano”.
“¿Se la sabe de memoria?” pensó el chico, esquivando un ataque de Emily.
- Sé lo que estás pensando, pero es que la tuve que buscar al no conocer su definición y coincidió.- Dijo Emily, logrando retenerle, aunque a costa de sus manos. El joven forcejeó un poco y Emily no tuvo más remedio que soltarle, alejándose de él por precaución.
Los golpes se volvieron más fuertes y en mayor número mientras el tiempo se iba acabando, no había vez en la que tropezasen con algo e hiciesen una pausa para recogerlo (dado que Emily comenzaba a formar la esfera ígnea en su mano, cada vez con mayor ligereza).
Emily fue lanzada contra su cama con fuerza, por suerte los innumerables cojines y peluches impidieron que se golpease contra la pared, aunque acabase enterrada en ellos. El chico la inmovilizó de pies y manos fácilmente, cogió sus dagas y las dejó a los pies de la cama.
- Ahora sí- Murmuró, más para sí que para ella, Emily forcejeó en vano, tenía menos fuerza que él. Apoyo la daga en su garganta y se dispuso a apretar. Emily contuvo las lágrimas, no quería mostrar miedo, aunque estuviese petrificada por el terror.
El temporizador con forma de gallina sonó, ambos se giraron para mirarlo. ¿Qué haría él?
____
- Tengo algo para ti- Dijo Aaron, Sam se levantó, tratando de fingir sorpresa.
- ¿qué es? ¡Me has traído un regalo! ¿Qué es? Joo, pero dame una pista- Dijo rápidamente Sam, sonriendo.
Aaron la tapó los ojos y la guió a su habitación. Sam se sonrojó involuntariamente y le sujetó de los brazos.
- Como se te ocurra tirarme por las escaleras y quedarte el regalo, te mato- Dijo Sam, apretando fuertemente los brazos de Aaron.
- Está bien- Dijo Aaron, haciendo un gesto de dolor- pero suéltame, me haces daño.
Sam le soltó lentamente y fue tanteando el aire, Aaron sonrió y fue más rápido hacia su cuarto.
En las escaleras, Sam trataba de ver algo, pero la resultaba imposible con las manos de Aaron sobre sus ojos. Decidió dejarse llevar y, aunque siempre levantaba el pie, esperando que hubiese otra escalera, cuando llegaban a un rellano, no cayó contra el suelo.
Aaron abrió la puerta y destapó sus ojos, Sam vio a sus pies un cachorro de Boxer y fingió sorpresa.
- Awww...- Dijo, cogiéndole- Aaron... ¿sabes que las mascotas están prohibidas?
La mirada de Aaron ensombreció. Sam contuvo la risa, era demasiado gracioso ver la cara grisácea y de bloqueo del chico como para no reírse.
- No pasa nada, cada dos semanas compraremos toneladas de comida de animales y lo esconderemos cuando vengan visitas al cuarto- Dijo Sam, tratando de animarle.
- Voy a matar a tu primo, ¿te importa?- Dijo Aaron, yendo hacia la puerta.
- No...- Aaron asintió y se fue- Digo, sí importa... ¡Aaron!... ¡Mierda! Bueno, tampoco podrá encontrarle...- Murmuró.
Suspiró y fue siguiendo sus pasos, con el inmóvil cachorro entre sus brazos.
Aaron buscó por todas partes, pero no encontró al chico en cuestión, se sentó en un banco y descansó.
- Hola...- Dijo Sam, sentándose a su lado- La verdad es que si matas a mi primo mi padre me mata, y le tiene demasiado cariño a los animales como para que llevases a esta cosita a una perrera, por eso dudo que lo dijese.
- Sí ya, pero me siento rabioso...
- ¿ese has sido tú?- le preguntó con burla al cachorro. Aaron rió.- Le he llamado Rokoko.
- No esperaba menos de ti.- Dijo, Sam sonrió.
Comenzaron a hablar tranquilamente, viendo como el perro jugaba con una ardilla que se había acercado a ellos.
____
El joven volvió a mirarla, el sonido continuaba y parecía aumentar de volumen. Emily estaba con los ojos cerrados, sin querer abrirlos para ver la cara de su asesino.
El chico resopló e hizo callar el temporizador. Emily abrió los ojos. Él no estaba frente a ella, se levantó, sacudiendo la cabeza para ver que no era un espejismo.
- Vamos, pon la película- Dijo el chico.
- ¿por qué no me has matado?- Preguntó Emily, sin obedecerle, el chico suspiró.
- Pon la película.- insistió.
- No, hasta que me respondas- Dijo Emily, sentándose en la cama.
- ¿quieres que te mate?- Dijo, buscando su daga en su funda.
- No- Dijo Emily rápidamente.
- Pues entonces calla y pon la película- Dijo, Emily le obedeció tras una pausa, mirándole de refilón.
Continuaron la película en silencio, Emily estaba de brazos cruzados, nerviosa y tensa, aunque atendía a la película no dejaba de mirar al chico, que miraba seriamente la pantalla.
Emily se tumbó, abrazada al cojín, y decidió olvidar la pelea, como si nunca hubiese existido. Casi lo prefería así.
El encapuchado (pues nunca dejaba que se le cayese la capucha) la miró, Emily desvió la mirada, algo triste.
-... Gracias- Murmuró, abrazándose más al cojín, el chico la miró.
- Ni lo digas... dijiste media hora, y fue media hora. Ya está.- Emily entristeció, aunque cambió su expresión para que no se la notase. “Idiota” pensó “Y tu pensando que le habías caído bien... Es un asesino, seguro que no titubeará en matarte la próxima vez”
Le miró con cierta desilusión y continuó viendo la película. Cuando salieron los créditos, se dio cuenta de que él ya no estaba en el sofá .
Se paseó por la habitación, ordenando las cosas que quedaban por ordenar y colocando bien los cojines y los peluches.
Sam entró en el cuarto y dejó libre al cachorro, que corrió por todo el cuarto y se detuvo en Emily. La chica le miró desconcertada.
- ¿Desde cuando tienes perro?- Preguntó, el cachorro ladró y Emily le cogió en brazos.
- Desde hoy, por cierto, me tienes que prestar dinero- Dijo Sam.
- ¿Recuerdas que están prohibidos?- Dijo Emily, sacando un cuaderno de Disney con la imagen de los 101 dálmatas en su tapa.- Ten el plazo de pago que más te convenga.
Sam miró el cuaderno como si fuese un perro verde, aquella chica estaba mal de la cabeza, no había duda. Emily se puso a acariciar al perro.
Al pasar las páginas, Sam comprendió que aquel cuaderno debía tener por lo menos seis años, había pasado de una letra redondeada y con estrellitas en las “ies” (incluso de pequeña los corazoncitos la parecían demasiado cursis), a la letra que tenía en aquel momento, rápida y casi incomprensible.
- No puedo creerme que escribieses esto de pequeña.
- ¿tú sabes cuánto me pedían mis familiares cercanos? No me salía rentable, ¡Cuando quería comprarme un helado no tenía dinero! Así que, con esto, me fueron devolviendo, uno a uno, los helados que me debían.- Dijo, con emoción en sus ojos. Incluso el cachorro miró asustado a Emily.- Ah, te recomiendo, por tu economía, la número 36.
Sam fue pasando las páginas hasta encontrar el plazo de pago (con tipo de interés incluido) que Emily le había señalado. El tipo de interés no era muy alto, pero podía pagarlo en 20 plazos, e incluso la permitía añadir más dinero, aumentando muy poco el tipo de interés, aunque sin aumentar los plazos.
- Ah... odio no tener a nadie más a quien pedirle dinero.- Murmuró.
- espera...- Sacó otro cuaderno, aquella vez de dos tigres bajo un árbol- y arrancó una hoja ya escrita, Emily la releyó rápidamente y rellenó los espacios referidos a ella.- Ten- la tendió la hoja- puedes leerlo, si quieres.
- Confío en tu palabra- Fue firmando donde Emily la decía que firmase, y puso las iniciales en el sitio que ella lo pedía.
- Gracias por tu contrato- Comenzó a reírse de forma maquiavélica y sin cansarse. Sam cogió al perro y se separó prudentemente de ella.

Continuará...
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/Aysha_93g

18 Re: [Fan fic] Llama oscura el Lun Ene 19, 2009 11:09 am

Olette


Keymaster
Keymaster
me encanta tu fic
te lo digo en serio

bueno me alegro de k aprobaras

y por cierto yo creo k va ha haber lio entre emily y señor capucha sin calor (como se nota k me aburro XDXDXDXD)

bueno espero el siguiente

k se te sigan dando bien los examenes ^^
Ver perfil de usuario http://www.metroflog.com/Carolperezruiz

19 Re: [Fan fic] Llama oscura el Mar Ene 20, 2009 4:22 pm

Aysha_93g


Samurai
Samurai
El señor capucha sin calor...
Me ha matado! xDDD
Te puedo robar el mote??
xDDD
Y me alegra que te alegres por mi buena nota, hoy me han dado otra nota y tengo un 8'7... sin estudiar
Adoro la genetica
Aqui os dejo al... señor capucha sin calor xDDDDDDDDDDDDDDDD
(de verdad, me mataste)


Capitulo 8: "desprevenida"

Era un día de clases como otro cualquiera, Emily estaba en clase, tratando de escribir en su cuaderno, como de costumbre, pero lo único que hacía era dar vueltas y más vueltas al bolígrafo entre sus dedos. Frente a ella, una hoja vacía.
No encontraba las palabras, resoplaba una y otra vez sin pausa, pensando.
- Ah, es insoportable- murmuró, cerrando de golpe el cuaderno. Sam se despertó por el golpe brusco y su libro de física cayó al suelo.
- ¿qué clase es?- Murmuró.
- Sigues en física- Emily, aburrida, volvió a abrir el cuaderno y se puso a releer lo escrito. “Ah, creo que debería escribir un final antes de que me mate”- y luego debes hacer los deberes de todo el día, recuerda que luego hay gimnasia, no te duermas.
Se permitían el lujo de hablar dado que la profesora, de 54 años, era dura de oído y siempre anotaba cosas en la pizarra, sin percatarse de que la mitad de la clase estaba dormida, y la otra mitad hablando.
Sam estaba tan dormida que no recordaba.
- ¿por qué no tengo que hacer gimnasia?
- Rugby. Te libras del profesor porque juegas al rugby. Ahora tienes que hacer los deberes de un día en una hora a cambio.- Emily volvió a cerrar el cuaderno y se golpeó la cabeza con el cuaderno. “Arg, estoy en blanco, es imposible” pensó.
Sam lloraba en silencio, tristemente pensaba en la lista de deberes que debía hacer. Continuó dibujando pingüinos tristemente.
Sonó el timbre, Emily se despidió de Sam y bajó hacia el gimnasio. Sam fue hacia la biblioteca a hacer los deberes.
Miró el lugar con sorpresa, el año pasado era mucho más pequeña que aquel año. Subió las escaleras en busca de una mesa vacía, pero todas estaban ocupadas y, la mayoría, hasta arriba de gente.
La única mesa, hasta donde alcanzaba a ver, que tenía asientos libres era una mesa con un chico escondido tras montañas de libros. Sam se acercó.
- Disculpa... ¿puedo sentarme?- Preguntó, el joven levantó la cabeza y la miró. Sam se sintió nerviosa por la mirada azabache del chico, que la observaba con sorpresa.
- Sí, claro, espera que aparto los libros- cogió una montaña entre sus brazos, pero como los libros eran muy gruesos y en gran cantidad, acabó cayendo sobre los libros, Sam se sorprendió y corrió a ayudarle.
- ¡Dios! ¿Estás bien?- Preguntó, recibiendo varias reprimendas por hablar alto. Consiguió rescatar al chico de la montaña de libros.
- Gracias, estoy bien...- Murmuró- voy a guardarles en su sitio... siéntate donde quieras.
Sam le miró. Había algo en él que le recordaba a otra persona.
- ¿te conozco de algo?- Preguntó, inclinando la cabeza.
El chico la miró detenidamente.
- ¿ A qué curso vas?- preguntó.
- Cuarto, clase B- Dijo, desconcertada.
Cerró los ojos.
- No, no me suenas de nada- Dijo, yendo a la estantería más cercana.
- Ah, bueno...- Dijo Sam, haciendo los deberes.
Se pasaron un buen rato así mientras Sam se peleaba con la biología, las matemáticas y, una por una, todas las asignaturas que tenía que acabar en una hora. “Cuando no estoy yo para parar a los profesores ponen demasiados deberes” pensó, escribiendo. El chico no había levantado la cabeza de sus libros desde que se sentó. Sam comenzó a preguntarse si estaba vivo, dado que tampoco veía signos de que respirase y no lograba escuchas el pasar de las páginas de aquel chico, aunque podía ser tapado por el chismorreo de la mesa de al lado.
Se arrodilló en la silla y miró por encima de la montaña de libros. El chico levantó la vista y la vio desconcertado.
- ¿qué haces? Te vas a caer.
- Creí que te habías muerto o algo-Dijo Sam- y es la forma más rápida de mirar.
Sonó el timbre, Sam recogió todo y bajó corriendo las escaleras de la biblioteca en dirección al campo de rugby.
Aaron estaba hablando a la puerta con Emily, que tenía el pelo húmedo tras una ducha. Sam apareció al lado de ambos.
- Ya me voy, estoy demasiado cansada como para jugar- Dijo Emily al aire, dado que Sam y Aaron habían desaparecido.- Dios, sólo por la velocidad que cogen debería jugar yo también.- Se dijo, yendo a su cuarto.
Se alejó del núcleo de gente que se aglomeraba al lado de la piscina, que tenía una fuente al lado y refrescaba a los jóvenes en aquella mañana tan calurosa.
Emily estaba lo suficientemente refrescada como para soportar la solana, tras salir de la ducha su cabello goteaba en el uniforme, por lo que el sol no la afectaba para nada.
Abrió la puerta de su cuarto y se encontró a el encapuchado que la quería asesinar tumbado en su cama y leyendo su cuaderno. Rokoko estaba tumbado en la cama, a su lado.
-¡ Eh! ¡Eso es privado!- Dijo Emily, corriendo a cogerlo, aunque el chico lo puso fuera de su alcance y la sujetó para impedir recuperarlo- ¡Yo no voy por ahí leyendo tus cosas!... ¡Suéltame!
El chico continuó sujetándola, manteniendo el cuaderno lejos. Emily trató de alcanzarlo. Mientras tanto, el cachorro los observaba con diversión.
- ¿Por qué no quieres que lo lea?- Murmuró, alejando el cuaderno de ella.
- No dejaré que nadie lo lea hasta que esté terminada- Dijo, saltando para alcanzarlo.- ¡Suéltalo!... ¡Y suéltame!
El chico rió, soltándola, pero sujetando el cuaderno aún. Emily, volvió a intentar cogerlo, pero no lo alcanzaba.
- Pues escribes bien...- Dijo, sujetándola de nuevo- no deberías avergonzarte.
La devolvió el cuaderno, Emily le miró, seguía sujetándola.
- Ya puedes soltarme, que lo sepas- Dijo, sonrojándose. El chico la sujetó con más fuerza.- ¿Q-qué haces?
- Lo siento...- Murmuró, buscando la daga en su funda.
Emily le miró con odio, trató de soltarse y forcejeó, pero la sostenía fuertemente. El chico trataba de localizar la daga, pero, si Emily estaba consiguiendo algo, era moverle y, a su vez, mover el cinturón donde guardaba la daga. Emily lo notó y aumentó el forcejeo, esperando soltarse en una de esas.
La luz del techó tintineó y se apagó. El chico se detuvo y Emily logró separarse de él.
Algo se movía entre las sombras, acechante, tanteando cada paso incontables veces para no caer, observando los movimientos de sus presas como si fuesen dos gacelas al acecho de un guepardo.
Emily logró divisar unos ojos color carmesí entre las sombras, como pudo los esquivó y se preparó para defenderse de cualquier ataque posible.
El hombre fue a atacar primero a Emily con una enorme espada, la chica logró divisarla a tiempo y se agachó, dejando que la espada pasase a pocos centímetros de su cabeza.
Creyó que volvería a atacarla, sin embargo el hombre se dirigió a atacar al chico, que esquivó el ataque con facilidad. Emily le miró sorprendida. ¿Sería alguna rivalidad entre clanes? Observó como él también sacaba su arma y se disponía a atacar. Emily observaba con cierta preocupación.
No quería que ninguno de los dos ganase, si lo hacía uno, el otro la mataba, y viceversa, tenía las mismas probabilidades de salvarse con uno que con otro.
Continuaron peleando, pero Emily no veía nada, como pudo, se concentró en conjurar un hechizo de luz lo más bajo posible.
El hombre de ojos carmesí observó a Emily, reconoció las palabras del hechizo y, al saber que supondría una gran amenaza para él, trató de golpearla, pero el joven se interpuso entre él y su víctima.
El hombre de ojos carmesí resopló y golpeó al chico en plena cabeza, éste cayó al suelo, inconsciente, mientras la sangre comenzaba a brotar de la herida, Emily consiguió conjurar la luz y vio la escena, el hombre de ojos carmesí repelió la luz y se ocultó, lanzando un alarido muy agudo que puso los pelos de punta a Emily. La chica hizo más potente la luz y el hombre desapareció por completo.
Miró al chico, tirado en el suelo, y se arrodilló a su lado, pasando una mano por la herida.
- hmp, sangras mucho- Murmuró, aunque sabía que no le escuchaba. Fue al baño y buscó las vendas en el botiquín . Las cogió, pensando que estaba a punto de salvar al chico que quería acabar con su vida. ¿Qué estaba haciendo? ¿Por qué lo hacía? No encontraba posibles respuestas a las preguntas, simplemente lo hizo. Rokoko, que no se había movido desde el comienzo de la pelea, comenzó a lamerle la mano al chico, tratando de despertarle.
________________
De vuelta a clase, Sam estuvo hablando con Aaron sobre los partidos de rugby recién jugados.
Emily entró corriendo en la sala, estaba acalorada y con el pelo revuelto, ambos se la quedaron mirando con sorpresa y ella se acercó a ellos tranquilamente.
- ¿qué te ha pasado?- Preguntó Sam, Emily se limitó a sonreír y abrió su cuaderno.
“Tengo un problemilla con una capucha negra inconsciente en el cuarto” escribió rápidamente, era tan común en ella que Aaron creyó que seguía su historia y se puso a hablar con sus compañeros.
Sam lo leyó y escribió.
“¿Acaso estás loca? ¿Qué pasa si se come a Coco?”
“El perro le tiene cariño, además, le he dicho que no le deje irse” escribió Emily, se detuvo y volvió a escribir “y sí, sé que me va a obedecer porque sé cómo entrenar a los animales” Dibujó una mirada asesina y lo que parecía un perro mordiendo una pierna. Sam la devolvió la mirada asesina y dibujó la muerte de Emily.
El profesor entró en clase, pidiendo los deberes de su asignatura (que no era otra que lengua, la única que Sam no había podido acabar).
- No, si antes iba física...- Dijo Sam.
- Acabamos de dar física- Dijo Emily.- Ah... no sé qué harías sin mí.
Sacó una copia de debajo de la mesa, Sam la abrazó con fuerza, pero, aunque la muestra de afecto conmovía a Emily, ella quería algo más.
- Sí, te debo 20$ más.
Emily sonrió y entregó ambos trabajos.
- ¿Sabes? Adoro tu torpeza.- “Mmmm... tal vez el 6.1 y el lector grabador...
Y tengo que medir las paredes de mi cuarto para el cable... los soportes... bueno, voy mejorando” se animó, haciendo cuentas en su cuaderno.
-Ah, el fin de semana no cuentes conmigo, tenemos entrenamiento- Murmuró Sam.
- Bueno, pues vale.
- ¿ya está?- Emily se giró y la miró- ¿Nada de “mala pécora, me dejas sola” ni nada por el estilo?- Emily se puso un dedo en el borde de la boca, miró al techo pensativa y luego miró a Sam, asintiendo.
Sam se sintió profundamente decepcionada y golpeó a Emily en la cabeza. Poco tiempo pasó y la clase de lengua se convirtió en la clase de matemáticas.
Emily y Sam seguían hablando tranquilamente.
- ¡Señorita Blackwings! ¡Realice las operaciones de la pizarra!- Dijo el profesor, al escucharlas hablar.
Emily se levantó de su asiento y fue a la pizarra, sin haber atendido a la clase y con un tema totalmente nuevo, cualquier persona normal habría lloriqueado frente al profesor, pidiendo disculpas.
Pero Emily no tenía nada de persona normal.
Realizó todas y cada una de las operaciones en un tiempo sorprendente incluso para cualquiera que hubiese atendido a la clase. El profesor abrió la boca con sorpresa.
- La próxima vez llamaré a la señorita Horan a la pizarra- Murmuró, Emily lo escuchó y rió en voz baja, volviendo a su asiento.
Justo cuando se sentó, sonó el timbre y todos salieron de clase. Emily guardó su cuaderno y fue directa a su cuarto, casi sin detenerse. Sam se quedó atrás con Aaron.
- ¿qué la pasa?- preguntó Aaron.
- Ya sabe que vamos a jugar al rugby- Mintió Sam- ¿para qué esperarnos? Será mala persona.
Fueron al campo de rugby y se encontraron con el entrenador.
-¡Tu!- Dijo al ver a Sam- no entres al campo, hay entrenamiento intensivo. Aaron, ve a avisar a Samuel, nadie le ha encontrado.
- Voy- Dijo Aaron, mirando tristemente a Sam, se alejó y dio la vuelta, Sam entró al vestuario de mujeres y observó al entrenador esperando en la puerta del vestuario de chicos.
En busca de ayuda, marcó el número de teléfono de Emily.
Continuara...
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/Aysha_93g

20 Re: [Fan fic] Llama oscura el Miér Ene 21, 2009 10:44 am

Olette


Keymaster
Keymaster
Ta ha matado
entonces te he matado
nnnnnnnnnnnnnnooooooooooooooo
soy kira escribo y mato a la gente XDXDXDXD
bueno claro k puedes usarlo
pero si sigues escribiendo tambien como hasta ahora
asik si ^^

bueno por cierto al final Emily va ha hacerse de oro
Ver perfil de usuario http://www.metroflog.com/Carolperezruiz

21 Re: [Fan fic] Llama oscura el Miér Ene 21, 2009 3:03 pm

Aysha_93g


Samurai
Samurai
... tampoco es que sea muy difícil matarme, sobre todo de risa, el chiste más verde del mundo ya me hace reír xD
Uy, de oro no, la van a pagar la casa! La mansión el yate, el jet privado y una barrita de chocolate ^^
(bueno, la barrita tal vez sea demasiado cara... xDD)
Y vale, sigo escribiendo (con el aburrimiento que me entra ultimamente en clase, te aseguro que lo hare xDD)


Capítulo 8: "Desprevenida" parte 2

Emily entró en su cuarto y comprobó que el chico seguía dormido en la cama, siendo vigilado por Rokoko.
- Buen chico, Coco- Dijo Emily, dándole una galleta, Rokoko, o Coco, ladró animado.
Emily le tocó la frente al chico, estaba ardiendo.
- ¡Mierda!- Dijo, corriendo al baño. La fiebre debía de llevar un rato actuando, pues las mejillas del chico estaban encendidas. Cogió un trapo y lo humedeció con agua fría para que la fiebre bajase un poco mientras ella se disponía a curarle la herida de la frente.
Acercó la mano, pero se detuvo a pocos centímetros de su frente y separó la mano de él.
”No puedo creerlo... Estoy segura de lo que vi, ¿por qué quiso salvarme? Él quiere matarme... tal vez sea cuestión de orgullo y quiera ser él quien me mate... Pero el caso es qué ya no sé si curarle” pensó, el chico se removió levemente. “Dios... es guapo” Era la primera vez que veía claramente su cara sin capucha, el cabello moreno estaba revuelto, no sólo porque ella le hubiese vendado la frente. No solo tenía la piel clara, sino también suave y algo brillante por el sudor de la frente. Sus labios estaban tensos y, de vez en cuando, mostraba sus dientes blanquecinos en una mueca de dolor.
Le observó ligeramente ruborizada hasta que se dio cuenta de que la herida de la frente volvía a sangrar. Suspiró y fue a soltar la venda.
La mano del chico la interrumpió, sujetándola con fuerza de la muñeca, Emily saltó a causa del brusco movimiento.
Él la miraba fijamente y sin parpadear, respiraba agitadamente y se encontraba desconcertado. Emily comenzaba a sentirse incómoda, pero le sostenía la mirada.
- Buenos días- Dijo ella, soltándose del agarre.- Tienes comida en la nevera, por si quieres... Luego puedes ducharte, seguro que te baja la fiebre, y déjame curarte la herida de la frente.
Rokoko subió a la cama de Emily y se puso a jugar con él. Emily, al ver que estaba algo más calmado, le soltó la venda y vio la herida, rozó con la mano levemente la herida.
- ¡Auch!- Dijo él.
- Lo siento...- Murmuró Emily, apartando la mano de la herida- pero necesitas que te cure...
- ¿puedes usar la magia? Odio las cicatrices- Murmuró, riendo.
- Tienes sentido del humor, tal vez no estés muy grave- Dijo Emily, sonriendo.
El joven se miró la venda llena de sangre preocupado y frunció el ceño, cosa mala dado que sintió cómo le dolía todavía más la frente.
- Para- Dijo Emily, tratando de que no se moviese-... por cierto, me llamo Emily, aunque imagino que lo sepas.
-... Derek- Dijo él, Emily echó unas gotitas de alcohol en algodón y se la puso en la frente para desinfectar antes de cerrarle la herida- ¡Ay!
- Ya sé que duele, pero hay que desinfectar la herida- Dijo Emily, pero Derek parecía no pensar igual, cada vez que acercaba ella, él se alejaba de ella.- ¡Derek!- Se quejó Emily.- Para de una vez.
Derek se detuvo un instante, instante en el cual Emily aprovechó para apretar el alcohol contra la herida.
El alarido que pegó se escuchó en todo el internado, algunos alumnos que dormían se despertaron sobresaltados y creyeron que aquello fue una imaginación, mientras que otros creyeron que el instituto estaba encantado. En la biblioteca todo el mundo hizo callar al aire.
- Asquerosa- Dijo Derek, aunque Emily le había cerrado la herida.
-Deberías agradecérmelo.- Dijo Emily, metiendo las vendas en agua oxigenada para que se limpiasen.- Me debes la explicación de por qué quieres matarme.
Hubo un silencio de tensión mientras ambas miradas se cruzaban. Emily le miraba decidida, sin ningún interés en desviar la mirada, y Derek estaba con los ojos entrecerrados pues el dolor de cabeza no había remitido.
El teléfono de Emily comenzó a sonar, esta lo descolgó.
- Hola, Em, ¿A qué eres tan amable de venir a atontar un poco al entrenador?- dijo Sam alegremente. Emily se golpeó la cabeza al no tener la de Sam cerca.- Gracias.
Colgó rápidamente.
- Dejaremos esa charla para luego- Dijo Emily, mirando a Derek- y, cuando digo luego, me importa muy poco que sea dentro de un mes.- Salió de la habitación rápidamente, cerrando de nuevo y de golpe la puerta.
Llegó a los vestuarios rápidamente y vio el problema de Sam, el entrenador esperaba en la puerta de entrada del vestuario de chicas, y eso le impedía a Sam salir de allí con su forma de chico.
Una avispa se interpuso en el ángulo de visión de Emily, ésta lo apartó con la mano.
Pero luego se concentró y dejó que el animal se posase en su mano, sonriendo maliciosamente.
La avispa estaba desconcertada, juraría que, donde estaba la mano de aquella chica, había una flor bellísima con un olor penetrante, pero no la veía por ninguna parte. Zumbó sin rumbo alrededor de la joven cuando sus antenas captaron el aroma de aquella flor, ¡Y era enorme! Aunque algo regordeta. Su cuerpo zumbó y vio que, al acercarse, la flor se volvía tan pequeña como un ojo humano, ¿pero qué era eso? Tenía manos, y se movía, pero la avispa no se iba a dejar vencer, conseguiría esa flor costase lo que costase.
El entrenador huyó mientras la avispa localizaba la flor en el culo del hombre, Emily contuvo la risa y vio como Sam salía del vestuario, convertida en un chico, y la hacía una seña a modo de agradecimiento.
Pero claro, las muestras de afecto no eran suficiente para Emily.
- Otros veinte...- Dijo Emily, volviendo lentamente a su cuarto. ¿Para qué correr, si sabía que Derek ya se habría ido?
Ni siquiera lo dudó, abrió la puerta de su cuarto y, al ver que no había nadie en la cama, cogió una toalla de su armario y se desnudó, luego se enrolló en la toalla y entró al baño.
Pasaron dos minutos.
- AAAAAAAAAAAAAA- dijo Emily, saliendo del baño, aún con la toalla.- ¡Lo siento!
Sus mejillas fueron ascendiendo de grado de rojo hasta que sintió que no podía más, se volvió a vestir y salió de la habitación.
Derek, dentro, seguía en la misma posición en la que Emily le había pillado.
- sabía que tenía que haber puesto el pestillo- Murmuró, hundiéndose en la bañera.
____________
Sam volvió al cuarto, Emily estaba en la cama, boca abajo, sin moverse. Sintió un profundo terror oprimir su pecho, pero cuando vio que respiraba el terror se convirtió en un suspiro de alivio.
El encapuchado salió del baño, ya vestido (y con la capucha), sorprendiendo a Sam.
-AAAAAA- Gritó, alejándose.
- Tranquila.... digo tranquilo- Dijo Derek- ya me iba, lo único es que se ha dormido encima de mi guante.
Sam ya estaba pronunciando el hechizo de transformación, por lo que no le hizo mucho caso. Derek suspiró y levantó con cuidado a Emily, procurando no despertarla. A su mente volvió en incidente en el baño y no pudo más que sonrojarse, viendo la cara de inocencia de la joven.
- Eh, como la hagas algo te mato, ¿entiendes?- Dijo Sam- que tengas las hormonas descontroladas no implica que tengas que darla falsos ánimos para luego matarla.
Derek se desanimó y la depositó en la cama de nuevo, colocándose el guante, y desapareció.
Sam observó la escena con tristeza, Emily se despertó, estirándose perezosamente.
- Hola...- Murmuró, sonriendo- ¿Derek ya se fue?
- ¿cómo, por fin sabes su nombre?
Emily sonrió y dejó que Rokoko saliese a pasear, volviéndole invisible.
- Menudo alivio, ya creí que toda mi vida iba a llamarle “encapuchado negro”- Dijo Sam- porque para querer matarte no lo intenta.
Emily no dijo nada, pero la miró entristecida y salió del cuarto, Sam se mordió el labio inferior y suspiró, apoyándose en una pared.


Continuará...
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/Aysha_93g

22 Re: [Fan fic] Llama oscura el Jue Ene 22, 2009 9:48 am

Olette


Keymaster
Keymaster
el señor capucha sin calor tiene fiebre entonces ahora es el señor capucha a secas
o tambien derek
por cierto bonito nombre
bueno muy buen capitulo
continua pronto
Ver perfil de usuario http://www.metroflog.com/Carolperezruiz

23 Re: [Fan fic] Llama oscura el Sáb Ene 24, 2009 5:28 am

Aysha_93g


Samurai
Samurai
Jo, es el señor capucha a secas??
No vale!
Sorry, no pude subir capi ayer, el ordenador se me trabó a mitad de la tarde y me aocrde a la una... Como que estaba para pensar en algo...
Siii a mi tambien me encanta el nombre de Derek! Ya pondré su explicación un poco más adelante!!



Capítulo 9: siete años


El autobús abarrotado de alumnos descontrolados salía a diferentes horas del día, a las 6, a las 9, a las 12 y a la una de la tarde. Sam y Aaron cogieron el autobús de las 6, mientras que Emily cogió el de las 12, porque se durmió y no pudo llegar al de las nueve. Quedó aplastada entre varios alumnos hasta que, al salir, cayó sobre Alex.
- Ay, ¡aparta!- Se quejó Alex, sin ver quién era la que le detenía.
- Au... ¿Alex?- Se quejó Emily, rascándose la cabeza, que había sido golpeada incontables veces.
- Dios, enana, menudo golpe que me has dado- Se quejó Alex, levantándola. Emily le golpeó en la espinilla.- ¡Em!
- Siempre me llamas enana- Se quejó Emily.
- Lo siento... ¿y tu compañera? ¿No deberías ir con ella para que no se ponga a gritar histéricamente?
Emily se recordó a sí misma con ocho años, jugando a dos metros de Sam, y esta, al no verla, corrió por todo el lugar llamándola, también recordó que fue la primera vez que realizó el hechizo de invisibilidad por pura vergüenza.
- Tiene entrenamiento de rugby... Mira, mejor, estaba buscando algún momento para hablar contigo.
- Si me vas a preguntar por el colgante, sigo investigando- Dijo Alex, adelantándose bastante, Emil tuvo que correr para alcanzarle, y aún así, cada cinco pasos de Alex, ella tenía que correr otros diez para no quedarse atrás.
- Está bien... ya no lo digo... ¿qué vas a hacer?- Preguntó, dando zancadas para alcanzarle.
- No te incumbe- Emily bufó y se colgó de su cuello- ¿qué haces?
- O te detienes y me lo cuentas o me llevarás así toda la tarde- los métodos de Emily, aunque peculiares, también eran muy efectivos. Alex suspiró y la bajó lentamente.
- Dejándome convencer por una cría- Murmuró- pensaba ir al centro comercial y luego salir a dar una vuelta.
Emily entrecerró el ojo izquierdo con incredulidad, pero acabó aceptando la excusa.
- Iré contigo.
-¿qué?- Se quejó Alex.
- No tengo nada que hacer- Dijo Emily deprimida, poniendo su mejor carita suplicante- poorfaaa
Alex estaba al borde de aceptar, Emily utilizó el arma definitiva de su cara suplicante, se puso de puntillas e inclinó la cabeza, balanceándose hacia arriba, alante, atrás y abajo, siempre en el mismo orden.
- Oh, está bien- Se quejó Alex, caminando de nuevo, Emily le siguió con alegría y cierta sorpresa que no supo encubrir.- ¿y esa cara?
-¿qué, yo?- Dijo Emily, tratando de fingir desconcierto. Alex sintió ganas de sonreír, sin comprender muy bien por qué.- Vamos.
Llegaron al centro comercial, abarrotado de estudiantes que, al igual que ellos, aprovechaban que en dos semanas no podrían volver para comprar todo lo necesario.
Alguien le cubrió los ojos a Alex, que miraba al suelo sin verdadero interés por el lugar. Emily, que lo vio, sonrió.
-¿quién soy?- Dijo.
- Liz, ¿Me dejas ver por dónde voy?
Liz bajó la mirada con desilusión y le soltó.
-¿Cómo sabías que era yo?- Preguntó, abrazando cariñosamente a Emily.
- Porque eres la única a la que mi hermana ayuda a picarme- Dijo Alex, alejándose de ambas chicas. En un instante, la cara sonriente de Emily pasó a una seria y sus ojos se pusieron vidriosos.
- ¿p-puedes repetir lo último?- Preguntó con voz temblorosa, Alex se giró.
- ¿El qué, que siempre ayudas a Lizzie a picarme?- Lizzie le golpeó en la cabeza- ¡Ay!
- ¡Tonto!- Se limitó a decir ella.- Repite exactamente tus palabras.
- “Porque eres la única que mi her...” Ay Dios- Murmuró, viendo como Emily lloraba en silencio.
- ¿Sa-sabías que han pasado siete años desde que no me llamas así?- Dijo, abrazándole, Alex suspiró y la abrazó también.
- Idiota- Murmuró Lizzie, golpeándole la cabeza- ¿siete años sin demostrarle a tu hermana lo mucho que la quieres? ¿Querías que se matase o qué? Si alardeas más de ella que de nadie.
- Si tiene la misma inteligencia que yo no es mi culpa.- Dijo Alex, Emily sonrió y le abrazó con más fuerza.
- Ella es más lista- Dijo Liz, sacándole la lengua- me voy, Alex, adiós, Emily.
Continuaron caminando en silencio, Emily miraba al suelo sonriendo, y Alex se dedicaba a mirar alrededor.
Al detenerse delante de una joyería con un medallón en el escaparate, Emily se detuvo y corrió para alcanzar a su hermano, que seguía caminando sin percatarse de que su hermana se había detenido.
- ¡Eh!- Dijo- Vale que no hayas averiguado nada, pero, ¿qué crees que puede ser?
- Ni idea, hay muchas probabilidades...
- ¿y la más probable es...?- extendió sus manos levemente, esperando que la contestación cayese entre sus manos. Pero, en vez de la contestación, cayó un balón de rugby entre sus manos- ¿eh?

Continuará...
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/Aysha_93g

24 Re: [Fan fic] Llama oscura el Sáb Ene 24, 2009 9:18 am

Olette


Keymaster
Keymaster
ya se ahora viene sam
y me dejas con la intriga de saber k pasa
pero bueno
muy bonito episodio

espero k continues pronto
Ver perfil de usuario http://www.metroflog.com/Carolperezruiz

25 Re: [Fan fic] Llama oscura el Dom Ene 25, 2009 4:01 pm

Aysha_93g


Samurai
Samurai
Siii... me imagino que me pasa eso en el centro comercial y me daria algo u.u
Pero Emily sabe hacerse con la situación xDDD
Bueno, dejo la segunda parte del capi antes de cenar...


Capítulo 9: siete años

De repente, sin saber muy bien de donde, doce personas se lanzaron al aire para caer sobre ella, Emily gritó y lanzó el balón lejos, con la esperanza de que los chicos lo viesen, se detuviesen en el aire y le siguiesen, como ocurría en los dibujos animados. Sin embargo, Emily se olvidaba de algo muy importante: aquello no eran dibujos animados y los golpes, más los aplastamientos, dolían.
Alex logró apartarse antes de que Emily desapareciera bajo doce personas, diciendo entre el llanto “¡yo no le tengo, auch, ni siquiera juego al rugby!..” y al ver como nadie la hacía caso buscó una forma más descarada.
-¡ POR FAVOR ME ATACAN Y QUIEREN ABUSAR DE MÍ!- Instantáneamente todos los jóvenes se levantaron de ella, Sam y Aaron la miraron.
-¿Emily?
- ¡Vosotros!- Emily se puso en pie y les señaló amenazadoramente- malditos desgraciados que no tenéis la decencia de avisar, ¡De haberlo sabido estaba en la otra punta de la ciudad! ¿¡Veis por qué no quiero hacer rugby!?
- cálmate un poco- Dijo Sam- ni siquiera nosotros lo sabíamos- se giró y vio a Alex mirando extrañado a su hermana- estoo... Em, ven, tenemos algo de que hablar.
Aaron se fue y Emily, Sam y Alex se sentaron en un banco.
- ¿por qué el tipo de las montañas de libros está contigo?- Dijo Sam.
- Es mi hermano.- Dijo Emily, preguntándose a qué venía lo de las “montañas de libros”- ¿No le recuerdas?
Sam trató de recordar, pero su mente era parecida a la de los peces y no recordaba su tierna infancia, un día en el cual vio como a Emily la defendía aquel chico (mucho más joven) de otros niños que la trataban de pegar. Negó con la cabeza.
- ¿por qué no me hablaste de él?- Preguntó.
- No nos hablábamos- Dijo Alex.
- ¿Y ese cambio repentino de actitud?- Sam estaba bastante sorprendida.
- La ayudo a averiguar por qué la quieren matar- Dijo Alex.
Emily desvió levemente la vista y se mordió el labio inferior, triste, el balón de rugby se veía a lo lejos, subiendo y bajando rápidamente por todo el centro comercial.
Sam sonrió y se levantó.
- Bueno, seguiré mi entrenamiento...- Dijo, estirándose.- Hasta la noche.
Alex y Emily se despidieron de él (ella) y bajaron a la planta de abajo para no recibir ningún ataque inesperado más. Abajo había una especie de fiesta de baile y se pusieron a mirar. Poco tardaron en mandar a gente subir y, como Emily estaba en la primera fila, un hombre la hizo subir.
Emily suspiró, los bailes de salón no eran su especialidad, pero no se la daban muy mal tampoco.
Alex aprovechó que su hermana estaba entretenida para moverse a sus anchas por el centro comercial, Emily no se dio cuenta, tan ocupada como estaba en girar, girar y girar y, obligadamente, cambiar de pareja.
Sin darse cuenta, fue Derek quien acabó junto a ella. Emily se sonrojó levemente y trató de cambiar de pareja.
- Ah, no, no te dejaré irte.- Dijo Derek, sujetándola con más fuerza. Emily bufó y trató de separarse, pero no pudo. Por lo menos trató de mantener una distancia prudencial entre ambos cuerpos, su mano sintió que había un bulto extraño bajo su hombro y cerró los ojos con tristeza.
- Si no estuviésemos frente a mucha gente, te mataría aquí mismo- Emily apretó fuertemente la mano de Derek, sonriendo forzadamente, Derek se acercó más a ella.
- Ya, claro... por ahora sonríe, que nos miran- La hizo girar incontables veces, tanto que Emily llegó a marearse, y cuando se detuvo la estrujó con fuerza haciendo que el mareo también fuese una pérdida de aire- si te quedan fuerzas.
Aquello era una prueba de orgullo, Emily no se podía dejar perder, menos con Derek. Sintió como el orgullo la devolvía el aliento y la habitación dejaba de dar vueltas y dejó que Derek la guiase sin rechistar y haciendo movimientos perfectos. Derek observó el cambio de Emily con sorpresa, de la torpeza con la que había comenzado a bailar quedaban los recuerdos de la gente, e incluso podía ser que estuviese disfrutando.
- Menudo cambio has pegado- Murmuró- ¿has utilizado magia?
- No necesito magia para esto, y no voy a dejar que me repitas una y otra vez que no sé bailar y no soporto un poco de presión.
Derek sonrió y la hizo girar, Emily, girando, vio como su hermano desaparecía entre la multitud, Emily frunció el ceño.
Tenía un dilema, si perseguía a su hermano Derek se lo recordaría toda su vida. Derek, al ver su expresión dubitativa, miró alrededor hasta ver lo que preocupaba tanto a Emily. Sin darse cuenta apretó más la mano de Emily y luego la aflojó del todo.
- Ve con él- Dijo- pero me debes una.
- Otra, querrás decir- Se rió Emily a modo de agradecimiento. Se adentró entre la multitud y, literalmente, desapareció. Derek sonrió amargamente y se bajó del escenario, ocultándose entre las sombras.
______
Alex miró alrededor, las calles estaban vacías, pero nadie querría pasar por aquellos callejones oscuros y húmedos por los que pasaba él. Siguió caminando entre callejones y procurando que nadie lo siguiese, hasta que se detuvo.
- Deja de esconderte- Dijo, apoyándose en una pared. Emily apareció tras un contenedor de basura.
- Puaj, qué asco- Dijo, sacudiéndose la ropa- nunca creí que me alegrara tanto que me pillaras.- Alex trató de aguantarse la risa- ¿dónde vas?
-Ah... vale, me pillaste- Suspiró Alex, quitándola lo que quedaba de una hoja de lechuga de la frente- voy a informarme.
- ¿Informarte?- Emily contuvo sus ganas de vomitar al ver el pedazo de lechuga.
- No pienso quedarme de brazos cruzados mientras alguien trata de matarte- “Sí... matarme” pensó Emily, recordando como su mano localizó la daga en la espalda de Derek.
- ¿y a dónde vas?- Preguntó Emily con curiosidad. “creo que sé la respuesta, jeje” pensó.
- Ven y lo verás- Emily sonrió y, de un salto, se subió a la espalda de su hermano- ¡Así no!
Se alejaron bastante de la ciudad, llegando a una cabaña no muy grande, que estaba más cerca del instituto que de aquella ciudad, Emily sonrió, bajando de la espalda de Alex, el cual no había logrado que se bajara de su espalda hasta aquel momento.
Emily se acercó hasta la puerta y llamó con tres golpes suaves al pomo con forma de león rugiendo. Alex observó la iniciativa de su hermana con sorpresa.
La gran puerta de madera se abrió y un hombre robusto con un delantal blanco lleno de grasa abrió.
- Ah, señorita Blackwings, es muy raro verla un fin de semana, menos a estas horas- Dijo el hombre, pasándose una mano por su grueso bigote- y viene con Alexander, vaya, pasad.
Emily entró con una sonrisa de triunfo en el rostro, Alex estaba boquiabierto y con los ojos como platos, mientras entraba.
La cabaña por el interior no tenía nada que ver con el exterior, uno habría imaginado sillones de cuadros y una mesilla con chocolate caliente, pero en realidad había un enorme mueble bar con luces de neón, sillas de cuero con forma de huevo y mesas de cristal, la luz era de un ton rojizo que hacía parecer que estaban en un baño de sangre y las conversaciones no se escuchaban pues había una música retumbante que lo impedía.
Alex se acercó a ella.
- ¿¡Conoces el lugar!?- Preguntó. Emily asintió.
- ¡Suelo venir mucho a entrenar!- Contestó, abriendo una puerta que decía “Solo personal autorizado”
Alex la siguió tranquilamente. Aquella sala era más silenciosa, aparentemente insonorizada, y de color blanco en su mayoría, denotando un estado más serio.
- ¡Emily!- La gente corría a saludarla alegremente, algunos trataban de que la diesen la revancha a alguna pelea pasada.
- Lo siento, chicos, hoy no puedo- Dijo Emily, alcanzando de nuevo a su hermano.
- ¿por qué no me contaste que vienes aquí?- Preguntó Alex.
- Claro, ¿te lo diría antes o después que te dijese “te odio”?- Se burló Emily.
- Vale, no he dicho nada- Dijo Alex, triste- vamos a hablar con Tim...
____
Sam había acabado, por fin, el entrenamiento, estaba tirada en un banco, pensando si pasarse el día como chico o alejarse un poco y transformarse en chica. Cuando se había decantado por quedarse como un chico, Aaron apareció a su lado.
- Oye, ¿sabes dónde está tu prima?- Preguntó.
- No, pero voy a ir a la estación, tal vez esté rondando por ahí y la diga que venga- “Otro día sin hacer deberes... voy a pagarle la casa a Emily a este paso” Pensó Sam.
No habían pasado cinco minutos y Sam, como una chica, entró en el centro comercial, peinándose y colocándose las miles de pulseras que tenía.
Aaron trató de asustarla por la espalda, pero Sam estaba preparada y le inmovilizó.
- ¿cómo has hecho eso?
- Me lo enseñó Emily- Dijo Sam, sonriendo.
El rugido de tripas de ambos chicos impidió que se escuchase el resto de la conversación.
- Jeje, ¿vamos a comer algo?- Dijo Aaron.
- Está bien...- Dijo Sam, mirando su bolsillo- Aunque me quedaré con hambre.
- Bah, no importa...
Al entrar a la tienda de bocadillos y ver los 10 paneles que había con las paredes, todos ellos con la selección de bocadillos, tanto Sam como Aaron encontraron más de uno que les gustaba, y coincidían en la mayoría.
- ¿mitad y mitad?- Dijo Sam Aaron asintió.
Tras pasarse media hora para decidir qué bocadillos pedían y otra media hora para encontrar un sitio libre (que acabó siendo en la terraza) Sam devoró con ansia el bocadillo y rió al ver como Aaron trataba de adelantarla.
Tras aquello ambos se pelearon con las patatas fritas, dado que estaban demasiado poco hechas y no se las querían comer, hasta que observaron con sorpresa que habían perdido el último autobús y tendrían que volver andando y con sigilo.
Entre aquella ciudad y el internado había un tramo de 17 kilómetros lleno de maleza, era un bosque deshabitado al que nadie solía entrar pues se decía que estaba rodeado de animales salvajes y peligrosos, pero, con un arma mágica como Sam, la chica no tenía miedo.
Aaron, nuevo en el internado, no conocía los rumores y no tenía miedo de entrar en aquel bosque. Sam tiró de él animadamente.
- Oye, este sitio parece muy peligroso- Dijo Aaron, que saltaba para esquivar zarzas.
- No, muy poco- Sam caminaba tranquilamente, pues se conocía perfectamente el camino más cómodo hacia el instituto- si me siguieses como te dije...
Aaron suspiró y la alcanzó, tirando de ella.
- Eh, no vale- Dijo Sam, tirándole al suelo- yo que tú no lo intentaba de nuevo.
Aaron se levantó rápidamente, quedando sorprendentemente cerca de Sam. Sam se sonrojó, pero se quedó quieta cerca de él. Ninguno parecía tener intención de moverse.
- ¡¿Sam?!- Emily apareció a su lado, junto con su hermano.
- ¡¿Qué haces aquí?!- Dijo Sam.
- Lo mismo que tú- Dijo Emily- excepto que yo tengo “corcel”.
Se subió a Alex, este la miró con enfado, bajándola. Emily le miró enfadada.
- Bueno, mi corcel no quiere ayudarme.
Se escuchó un aullido lejano, Sam se estremeció y se abrazó involuntariamente a Aaron. El chico la observó con sorpresa, Emily sonrió y tiró de su hermano. Alex la siguió, suspirando.
- ¿por qué les dejas solos?- Preguntó.
- Por 20$- Se limitó a contestar Emily.
Alex la miró patidifusa, pero conocía muy bien a Emily como para saber que estaba loca, aunque lo negase frente a ella (pura seguridad).
Sam se quedó atrás peleándose con Aaron, el cual trataba de que se soltase de ella para poder caminar. Emily observó desde la muralla del instituto las siluetas que eran los dos chicos.
-Tardarán en llegar- Dijo, bajando lentamente.- Vamos, y no hemos visto nada.
- Obviamente.- Dijo Alex.
Emily sonrió y le colocó un billete en el bolsillo.
- Hala, y cómprale algo bonito a Liz- Se burló Emily, subiendo a su cuarto.

Continuara...
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/Aysha_93g

26 Re: [Fan fic] Llama oscura Hoy a las 9:49 pm

Contenido patrocinado



Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 3.]

Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.